Portada » Actividades

“Quien piensa que tras cada frase de un escritor hay una decisión racional no sabe qué es literatura”

Álvaro de la Rica, escritor y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, ha publicado 'La tercera persona', su primera obra de ficción

Beatriz S. Tajadura, 15 octubre 2012
Comentarios desactivados en “Quien piensa que tras cada frase de un escritor hay una decisión racional no sabe qué es literatura”

La pluma de Álvaro de la Rica se estrena en la ficción tras una vida dedicada al ensayo académico. El resultado lleva por título La tercera persona (Alfabia) y ha sido presentado con el beneplácito de una de las mejores críticas literarias españolas, Mercedes Monmany (ABC), y del Premio Nacional de Literatura, Javier Gomá (El País). Lo hizo a principios de julio en la librería “La buena vida” de su Madrid natal y a estas alturas, la novela de cien páginas ya ha sido elogiada por el escritor italiano Claudio Magris y por el prestigioso novelista catalán Enrique Vila-Matas.

Álvaro de la Rica y su primera novela. Fotos: cedidas.

Todo comenzó cuando De la Rica se documentaba para su ensayo Kafka y el holocausto (2009). Al leer la correspondencia entre el escritor austriaco Franz Kafka y su enamorada Felice Bauer, al profesor de Teoría Literaria de la Facultad de Comunicación se le empiezan a acumular gran cantidad de ideas. En palabras del propio De la Rica: “Entré en un estado interior de mucha tensión. Llegó un momento en que no podía respirar, literalmente. Tenía un bolo en el estómago”. Sentimientos estos difíciles de destilar en un texto académico.

Por eso, De la Rica ha buscado el equilibrio personal a través de La tercera persona, una obra alejada del academicismo y más cercana a la irracionalidad que circunda todo arte. Su pretensión no ha sido la del profesor que corrige y teoriza, sino la del escritor que ensaya y se equivoca. “Por ello, en la novela cometo varias meteduras de pata lingüísticas”, confiesa. “Pero me ha dado igual. Quería que fuera así. No me interesa corregir, sino expresar”. De la Rica defiende una escritura con una nota de dejarse llevar, de permitir que la historia se le imponga al escritor y que este asuma una posición más de espectador que de artífice. “El hombre necesita la estabilidad, pero también la libertad”, asevera De la Rica. “Kafka sabía que Felice era una mujer con la que tendría una vida estable, pero esa vida estable le arrojaría de sí mismo”.

Los personajes de La tercera persona no son estereotipos. Ni Jacob ni Claire se encuentran por encima del bien y del mal, sino que han sido perfilados con un concepto realista de la condición humana. Se equivocan, son débiles y caprichosos, pero también capaces de sacrificarse y arrastrar el dolor de los demás. “No quiero al superhombre”, advierte De la Rica. “Jacob quiere ser fiel al amor y no lo es. Va madurando hasta comprender que todos somos imperfectos y que la estabilidad matrimonial incluye la realidad de que no somos impecables”.

Casi desde la primera página, se advierte que La tercera persona no está relatada de un modo convencional. En ella se entremezclan la reflexión, los sueños y las epístolas junto con la acción del propio relato. De la Rica ha querido narrar la misma historia empleando diferentes puntos de vista. “Como cuando nos comportamos distinto dependiendo de la persona con la que estamos. A veces más abiertos, a veces más retraídos. Cada persona saca a relucir una faceta de nuestra personalidad, y así la literatura. Al final una historia es lo que sucede, pero contemplada desde diferentes visiones”, explica. Su pretensión ha sido crear una novela cubista, rompiendo las perspectivas y plasmándolas sobre el plano de la escritura.

El escritor madrileño reconoce que no hubiera podido elaborar La tercera persona a los veinte años. Confiesa que a esa edad se tiene una visión mucho más ideal del mundo y su obra no es una idea, sino una realidad muy tangible. Asimismo, matiza que no solo por la edad, sino también por el tiempo que desde entonces ha tenido para experimentar la literatura. “Te quita el antifaz para que puedas ver bien, la literatura convierte las cosas en realidades abiertas. Por eso el arte sugiere tanto”. Con este precedente, no es extraño que Álvaro de la Rica se encuentre inmerso en la secuela de La tercera persona. Esta primera novela contiene tan solo dos de las nueve historias que pronto verán la luz. El escritor prevé el estreno de la segunda parte para la próxima Feria del Libro de Madrid, a principios de junio.

De la Rica ha publicado también En lo más profundo del bosque. La juventud de Julien Green (1998), Estudios sobre Claudio Magris (2000), Homenaje a José Jiménez Lozano (2006) y Kafka y el holocausto (2009). Ha ejercido la crítica literaria en los diarios ABC, El Mundo, La Razón y La Vanguardia, es colaborador de publicaciones como Revista de Libros, Turia, o Revista de Occidente y actualmente trabaja en un libro sobre la guerra civil y el exilio español de 1939.

Etiquetas: , ,

Comments are closed.