COMMUNICATION-SOCIETY.COM ENGLISH VERSION
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
ÁREA DE USUARIOS

Nombre de Usuario: Contraseña:
Ok Deseo registrarmeHe olvidado mi contraseña
GoogleDENTRO DE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
VOL.
32(1)/
2019
Autor / Berta GARCÍA OROSA Universidad de Santiago de Compostela
Autor / Xosé LÓPEZ Universidade de Santiago de Compostela
Otros autores:  1 2
Artículo / El lenguaje en redes sociales como estrategia comunicativa: administraciones públicas, partidos políticos y organizaciones civiles
Contenidos /

1. Introducción y estado de la cuestión

El lenguaje que es usado en política está inmerso en los procesos de hibridación (Chadwick, 2013; Hamilton, 2016) y de búsqueda de nuevas narrativas (Gander, 1999; Jenkins, 2003; Scolari, 2014; Shin & Biocca, 2017) comunes a otros ámbitos de la comunicación digital. El lenguaje digital es hoy multicanal, polisintético e integrador (Díaz Noci, 2009; Salaverría, García-Avilés & Masip, 2010) dentro de una narrativa con textualidades hiperfragmentadas y con decenas de personajes y programas narrativos (Guerrero-Pico & Scolari, 2016) en la que se buscan la combinación de diferentes elementos y actores que participan en la elaboración de los mensajes (Herring, 2015; Adami, 2016). El lenguaje en la red se asume también como un arma social válida para consolidar la dominación del poder hegemónico, como herramienta subversiva del status quo o como elemento cohesionador de una comunidad (Álvarez-Noreña, 2013).

Su conceptualización y teorización evolucionan parejas a los avances de la Lingüística y las tecnologías como se resume a continuación a través de los tres grandes ítems que enmarcan la investigación: el lenguaje, el lenguaje digital y el lenguaje en política.

Las aproximaciones desde diferentes disciplinas estudian el lenguaje como un sistema de comunicación simbólico, capaz de transmitir información compleja, de crear discursos o establecer actos lingüísticos (Solé, Corominas & Fortuny, 2013) y lo analizan como un campo de fuerzas sociales y de acción comunicativa. Las perspectivas centradas en el análisis más formal del lenguaje se emplean de modo instrumental de forma que su estudio no se enfoca al componente estructural de los niveles del signo lingüístico o a los procesos cognitivos en un entorno ideal al modo de la gramática de matriz chomskiana ni tampoco meramente en una dinámica enunciativa del texto como las de Sperber & Wilson o Ducrot. La perspectiva pragmática adoptada en esta investigación entiende el lenguaje dentro de un contexto de producción e interpretación concreto con cambios constantes cuyas causas fueron recogidas en investigaciones anteriores (Bot & Stoessel, 2002; Rosa, 2016; Dediu, Janssen & Moisik, 2017) y aplicada ampliamente a la comunicación (van Hout & Burger, 2016).

Esta aproximación desde la pragmática lingüística se adapta metodológicamente para el análisis del lenguaje en la red (Bolander & Locher, 2014) con un interés especial no solo en la producción sino sobre todo en la circulación del mensaje con la potencial participación de diferentes enunciadores y, en algunas ocasiones, lenguajes o modalidades de este. Las primeras investigaciones teóricas lo describen como un lenguaje homogéneo, distinto a los anteriores y, en ciertos casos, indescifrable (Thurlow, Lengel & Tomic, 2004) y caracterizado por la multimodalidad entendida como integración de recursos semióticos (imágenes, vídeos, audios…) (Vulchanova, Baggio, Cangelosi & Smith, 2017). Si bien en un principio se podía hablar de un lenguaje homogéneo pronto se elaboraron clasificaciones teniendo en cuenta diferentes factores (Crystal, 2002; Herring & Androutsopoulos, 2015). No existe todavía un consenso sobre la existencia de un nuevo lenguaje, una modalidad de lenguaje, un único lenguaje multicanal o lenguajes para cada canal y diferentes contextos (Cunliffe, Morris & Prys, 2013; Castro, Pérez & Amatta, 2016) o incluso lenguajes específicos para cada red social (Altman & Portilla, 2012).

En este ámbito, las investigaciones se incrementaron en los últimos años (Bolander & Locher, 2014) e insisten en la relevancia de la tecnología como factor de cambio constante (Ke, Gong & Wang, 2008). Un primer nivel de análisis aborda la propia materialidad del significante, sobre el cambio de la ortotipografía, y describe adaptaciones con usos de grafías iguales para un mismo fonema, la abreviación o la simplificación de palabras para una mayor creatividad o eficacia en la comunicación y la presencia de nuevos elementos como los emoticonos (Eres & Almeida, 2009; Wiggns & Browers, 2011; Park, Baek & Cha, 2014; Vázquez-Cano, Fombona & Bernal, 2016; Sampietro, 2016; Torrego-González, 2017). También se estudió desde el análisis léxico y morfosintáctico (Vázquez-Cano, Mengual-Andrés & Roig-Vila, 2015) o desde la sociolingüística y la etnolingüística con el enfoque de género, la variación dialecto-estándar, el uso del lenguaje en evolución de comunidades virtuales o la construcción y gestión de identidades personales y del grupo o los memes (Metoyer-Duran, 1993; Huffaker & Calvert, 2005; Vázquez, Castello & San Miguel, 2010; Georgakopoulou, 2011; Mocanu,Baronchelli,Perra, Gonçalves, Zhang & Vespignani, 2013; Wiggins & Bowers, 2015; Bayerl & Stoynov, 2016).

En los últimos años las investigaciones se centraron fundamentalmente en observaciones sistemáticas en escenarios concretos también desde la ciberpragmática que estudió el sistema de turnos, el mantenimiento de coherencia temática, la cortesía, el humor, el registro o la relación de los partidos con sus votantes (Ballesteros & Díez-Garrido, 2018).

En este sentido, Yus (2010) habla de una ciberpragmática 3.0 que deberá asumir características del lenguaje en red: el binomio oral/escrito y el binomio visual/verbal; la ubicuidad de internet; el advenimiento y la consolidación de las redes híbridas de interacción; la transferencia de información de Internet al teléfono móvil; transferencia de contenidos hacia la web; la consolidación de la web 2.0, la cultura participativa y los contenidos de usuarios.

La presentada en este artículo no es una aproximación lingüística formal, sino una perspectiva pragmático-comunicativa del lenguaje que debe estar concebido desde su planificación como un lenguaje digital y movilizado en una determinada lógica vinculada a una situación concreta. Además, se valora como importante su análisis porque se entiende el lenguaje como poder, como estrategia de control social (Foucault, 1981; van Dijk, 1994). Se considera a los usuarios del lenguaje como miembros de organizaciones y se supone que hablan, escriben o comprenden desde una posición social específica y al lenguaje como instrumento capaz de producir y reproducir estructuras y posiciones de poder (van Dijk, 1996). Se comparte el concepto de ideología acuñado por la antropología lingüística para las representaciones simbólicas con un propósito específico (Woolard, 1998; Eagleton, 1991; Thompson, 1984).

Dentro de esta importancia concedida al lenguaje, la investigación se centra en la ideología política como la comprensión pública del mundo, los valores públicos que dan forma a la elección y las visiones que el público anhela hacer realidad (Brock, Huglen, Klumpp & Howell, 2005).

Desde esta perspectiva se acomete el análisis de un lenguaje en un contexto determinado, el político, en el que intervienen fundamentalmente tres grandes actores: partidos políticos, organizaciones ciudadanas y administraciones públicas. En general, el lenguaje político se vincula a la transmisión del poder (Minim-White, 2017) y al género oratorio deliberativo clásico, con un auditorio equivalente a una hiperasamblea y con las siguientes características (centradas tradicionalmente en los partidos políticos): su autoría colectiva, su multiplicidad de enmiendas, su concepción oratoria y su esfuerzo (Pérez-García, 2003). Todavía no hay consenso sobre la definición del lenguaje político online pero, dentro de las estrategias híbridas desarrolladas por los partidos políticos (Enli & Moe, 2013; Maarek, 2014; Shah, Culver, Hanna, Macafee & Yang, 2015; Casero-Ripollés, Feenstra & Tormey, 2016; López-García, 2016), no contradice sino que complementa al oral y escrito impreso.

Del mismo modo, en las estrategias y prácticas comunicativas de los activistas políticos destacan tres procesos (automediación, monitorización y establecimiento inverso de la agenda) descritos por Andreu Casero (2015) que influyen en el lenguaje. En esta aproximación, surgen clasificaciones dentro del lenguaje político de las que, interesan para esta investigación las focalizadas en las comunidades que intervienen (Edelman, 1985; Mazzoleni, 2014).

Los estudios sobre lenguaje en comunicación política en Twitter son escasos según se indica en una reciente recopilación de estudios (López-Meri, 2016) pero los primeros detectan también tendencias hacia usos del lenguaje de infoentretenimiento, lúdico y desenfadado (Hernández-Santaolalla & Rubio-Hernández, 2017). En las redes sociales, las investigaciones se centran en un lenguaje específico (Orkibi, 2015; Campos, 2017) con la incorporación de nuevo léxico como tuitear, googlear y guasapear. En todos, se resalta la importancia del estudio del lenguaje para comprender el panorama político y las actitudes hacia el cambio, las estrategias retóricas, los marcos políticos y los motivos públicos que vinculan la acción política con la ideología (Brock et al., 2005).

2. Metodología

Dada la relevancia del lenguaje en la comunicación política digital este estudio tiene como objetivo principal la caracterización de este en los diferentes actores políticos en redes sociales a partir de la incorporación del concepto de lenguaje digital y una perspectiva epistémica pragmática. Como se describió, el lenguaje es un objeto de estudio complejo dentro del que, en esta investigación, se buscaron los siguientes objetivos:

  1. Analizar las características del lenguaje en redes sociales en comunicación política.
  2. Examinar las peculiaridades del lenguaje en los tres sectores: administraciones públicas, partidos políticos y organizaciones civiles.
  3. Estudiar los rasgos lingüísticos utilizados por cada uno de los actores.
  4. Observar la creación de comunidades lingüísticas.

Las hipótesis de partida eran las siguientes:

  1. El lenguaje político en Twitter confirma las tendencias de hibridación.
  2. El lenguaje político en Twitter es heterogéneo y no tiende a la cohesión entre comunidades.
  3. La red social registra la creación de léxico y la consolidación de nuevos significados compartidos por las comunidades o específicos de cada una de ellas.
  4. El lenguaje en comunicación política en Twitter individualiza fuertemente el mensaje como parte de una estrategia comunicativa continuada.

Para ello se acota un escenario concreto, los acontecimientos políticos en Cataluña durante los últimos ocho meses, desde la “Aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República Catalana” en septiembre de 2017 hasta el último ante del cierre de la investigación (salida de la prisión alemana de Carles Puigdemont en abril de 2018). Se realiza un análisis lingüístico de los textos publicados en Twitter por los diferentes actores políticos.

Se seleccionaron un total de 22 cuentas de Twitter representativas de los tres sectores (Tabla 1):

 

Tabla 1: Cuentas analizadas.

Partidos políticos

Administraciones públicas

Asociaciones civiles

@JuntsXCat

@parlamentcat

@omnium

@Pdemocratacat

@rogertorrent

@jcuixart

@Esquerra_ERC

@ForcadellCarme

@assemblea

@socialistes_cat

@gencat

@jordialapreso

@CiutadansCs

@KRLS

@Bcnisnotcat

@PPCatalunya

@desdelamoncloa

 

@catsiqueespot

@marianorajoy

 

@cupnacional

@anapastorjulian

 

 

@Congreso_Es

 

Fuente: elaboración propia.

Se escogieron los mensajes transmitidos en los días próximos a los acontecimientos relevantes (Tabla 2). En cada una de esas fechas se incluyeron todos los tuits del día señalado, del día anterior y del siguiente. En total fueron examinados 4.906 mensajes distribuidos del siguiente modo según el emisor: 3.075 de partidos políticos, 967 de administraciones públicas y 864 de ciudadanos.

 

Tabla 2: Nueve acontecimientos analizados.

Momentos

Fechas

Acontecimiento

1

07/09/2017

Aprobación de la Ley Fundacional de la República y de Transitoriedad

2

01/10/2017

Celebración del referéndum

3

21/10/2017

Consejo de Ministro para proponer la aplicación del artículo 155

4

27/10/2017

Proclamación de la República catalana por el Parlament

5

02/11/2017

Envío a prisión del exvicepresidente del Parlament, Oriol Jonqueras, y siete exconsellers

6

21/12/2017

Celebración de elecciones autonómicas

7

23/03/2018

Envío a prisión de Jordi Turull, Josep Rull, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Raül Romeva

8

25/03/2018

Detención de Carles Puigdemont en Alemania

9

06/04/2018

Salida de prisión de Carles Puigdemont

Fuente: elaboración propia.

Siguiendo estudios anteriores se utilizaron dos tipos de datos (Corominas, 2017; Percastre-Mendizábal, Pont-Sorribes & Codina, 2017):

  1. Métricas básicas. Se incluyeron las siguientes variables: año de creación de la cuenta, seguidores, seguidos, multimedia (fotos y vídeos) y número de tweets.
  2. Análisis lingüístico. Cualitativo. Dentro de este último se estudiaron los siguientes niveles:
    1. Ortografía.
    2. Léxico.
    3. Hipertexto, multimedia.
    4. Elementos paralingüísticos: memes, emoticonos y gift.
    5. Idioma.
    6.  Reescritura. Contenidos embebidos y citación.
    7. Adecuación. Nivel de registro lingüístico: formal (académico-profesional o estándar) e informal (familiar, coloquial).
    8. Coherencia.
    9.  Cohesión.
    10. Sintaxis

3. La búsqueda de identidad lingüística en la red social

La participación en Twitter fue irregular y, salvo casos excepcionales como la entrada en prisión de algunos de los emisores, todos los actores construyen relato sobre los nueve acontecimientos analizados. Desde el punto de vista cuantitativo los partidos políticos son los más activos, seguidos de la sociedad civil y, en tercer lugar, la administración pública. Destacan levemente Esquerra Republicana (con un total de 665 tuits), Ciutadans (con 530), Omnium (365) y CUP (con 353). Esta clasificación específica de los últimos ocho meses coincide con la actividad general de las cuentas de Twitter (anexo Tabla 1).

La estrategia comunicativa de cada actor político comienza con su presencia o ausencia en los diferentes acontecimientos (Gráfico 1). De este modo, la participación de los partidos políticos destaca en los momentos 1 y 2 (con una media de 62,62 y 50,87 mensajes respectivamente) especialmente en Esquerra Republicana (con 97 y 77) y Ciutadans (con 81 y 75). En el primer caso es también resaltable su intervención en el momento 7 con 99 mensajes no secundada por el resto de los partidos con una media de 54,75.

La administración pública analizada registra la emisión más importante cuantitativamente de mensajes en el momento 1 (con una media de 20,56 mensajes) con la aprobación de la Ley Fundacional de la República y de Transitoriedad y en el 9 con la salida de la prisión alemana de Carles Puigdemont (con una media de 15,11 mensajes). En ambos acontecimientos, resalta el Parlamento catalán con 66 mensajes en el primero y 25 en el segundo; además es el que acapara el 20,88 % de los mensajes de la administración pública, solo seguido por Mariano Rajoy con el 16,27 %.

La participación de las asociaciones está protagonizada por Omnium y Assemblea con un incremento de la intervención en el momento del referéndum (2) con una media de 30,8 mensajes y con la detención de Puigdemont en Alemania con un 21,8 de media (momento 8).

Gráfico 1

 

Fuente: elaboración propia. *La numeración de los acontecimientos figura en la metodología.

El lenguaje utilizado en estos meses en Twitter es híbrido con usos habituales en el entorno off line, una adaptación de los rasgos lingüísticos al contexto (y normas) de la red social, al lenguaje digital y el surgimiento de nuevos elementos (ortográficos, léxicos y sintácticos fundamentalmente). Los tuits transmitidos se dividen en tres bloques: a) informativo/descriptivo; b) contenidos embebidos y citación y c) apelaciones directas al público buscando, normalmente, su movilización off line. Desde el punto de vista temático, los mensajes no suelen ser nuevos, antes bien, se armonizan o comentan brevemente los marcos e ideas principales creados y difundidos por el actor político off line. Si bien existe una continuidad con el argumentario político en el contenido, las opciones lingüísticas adoptadas individualizan a cada uno de los actores en los diferentes niveles.

En relación con la ortografía destaca el mantenimiento de un registro formal en la mayoría de los tuits –que solo baja ligeramente cuando se apela directamente al ciudadano– y que limita la incorporación de abreviaturas que son habitualmente vinculadas a una variedad funcional vulgar o coloquial. Aun así, resalta la incorporación de abreviaturas puntualmente en tres cuentas: “h” por hora en @catsiqueespot y en @omnium; las tradicionales “Sr” y “TC” en @CiutadansCS; “gov” por gobierno en @omnium y el más llamativo porque figura en la marca del partido de JuntsXCat. Mención especial merece el uso de mayúsculas con usos tradicionales: para indicar gritos o para resaltar palabras-clave como en “@Omnium: BCN, DIGNITAT, LLIBERTAT, A’UN VOT, NO ESTEU SOLS!”.

En cuanto al léxico es habitual un registro formal-estándar común a todos los sectores excepto cuando hay una apelación directa al receptor que el registro suele ser coloquial. Las palabras más utilizadas son artículos o preposiciones: per, com, les, que del, por. Sin embargo, de nuevo algunos emisores personalizan su uso e incluyen en sus estrategias lingüísticas la repetición continuada de un sustantivo normalmente coincidente con sus principales marcos y mensajes. Es el caso de Carme Forcadell con la repetición de la palabra “presó”; Jordi Cuixart con “cause” o Assemblea con “República” como palabras más usadas en su cuenta.

El léxico individualiza mensajes y no suele crear conexión entre sectores y/o actores como sí ocurre con los hashtag. La innovación en este caso está marcada por la incorporación de las cuentas, los hashtag o iconos (normalmente imágenes PNG) como palabras tal y como se observa en las Imágenes 1 y 2.

 

 

Imagen 1

 

Fuente: API de Twitter.

 

Imagen 2

 

Fuente: API de Twitter.

En el caso de las cuentas, además de promocionar la de Twitter y la marca del actor citado, supone una cosificación de la persona que se ve reducida a una cuenta de una red social especialmente resaltable en @Pdemocratacat.

Finalmente, el caso más relevante es el de los iconos. Se observa en la tabla 2 una relación de los más usados. Se refleja un número importante de medios (cámaras, micrófono, blocs…) y flechas y su uso se incrementa cuando se apela directamente al receptor. Es significativo el uso del edificio clásico como símbolo del Parlamento ofreciendo una consideración especial y un refuerzo de la institución por actores diferentes ideológicamente tal y como se ve en las Imágenes 3, 4 y 5.

 

Imagen 3: Un partido político.

 

Fuente: API de Twitter.

Imagen 4: Administración pública.

 

Fuente: API de Twitter.

Imagen 5: Partido político.

 

Fuente: API de Twitter.

Tabla 3: Iconos más utilizados.

Iconos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: elaboración propia a partir de los iconos publicados.

El uso de iconos es común a todos los actores políticos. Sin embargo, de nuevo, en algún caso su utilización denota una estrategia lingüística particular que busca la identificación del autor y la transmisión ideológica. Así, algunos crean significantes ambiguos que contribuyen a la sintonización ideológica con el receptor en la medida en que al vaciarlos de un significado preciso y de un contenido referencial nítido abren la posibilidad de que el emisor comparta un mismo escenario ideológico. Como ejemplo se observa el lazo amarillo o las banderas.

El otro elemento léxico con especial relevancia para la estrategia lingüística de los emisores en la red es el nombre de usuario ligado a la foto de perfil que algunos actores utilizan siempre como elemento de identidad, difusión y consolidación de la marca (@catsiqueespot); otros varían buscando la inclusión de los miembros del partido (@Ciutadans_cs); en otras ocasiones el cambio de color implica el apoyo a los presos y finalmente otros actores deciden ampliar con un enlace y hacer una declaración de intenciones. Es el caso de @Omnium “Demá pots ser TV” que indica “Lengua, cultura, país, cohesión social, educación o en @KRLS “130 è President de Catalunya [@catalan_gov] #FreeCatalanPoliticalPrisoners #CatalanRepublic. Berlin, Germany, governrepublica.org.

Se detecta, por tanto, la institucionalización de un nuevo léxico (iconos, cuentas, hashtag, nombre de usuario) cuyos elementos se consolidan con un signo común independientemente del actor que lo utilice (caso del parlamento o de los iconos relativos a medios de comunicación) pero su uso concreto provoca la atribución de ideas, sentimientos o calificativos a diferentes realidades identificando un signo solo con un significado lo que provoca la exclusión en el uso de otros actores ajenos a esa causa y repetición continuada en otros. El léxico constituye así un hilo conductor de una ideología, de la unión puntual de diferentes actores frente a una causa como el caso del color amarillo. Esto crea sensación de pertenencia, de movilización, facilita la búsqueda y la propia escritura incluyendo, en una palabra, color o icono mensajes más complejos que se presuponen.

Un ejemplo significativo es la creación de nuevos significados para léxico habitual como realiza la CUP con la palabra “mambo” provocando mensajes de significado muy connotativo que solo los conocedores del contexto puntual y de las implicaturas conversacionales manejadas serían capaces de descifrar: VOTAREM #mambo. La organización política comienza con esta marca de sociolecto en septiembre y contribuye a la identificación de pertenencia a una comunidad a través de unos objetivos y valores.

Los hashtag, además de cumplir la función de nuevo léxico, tienen otras como trazar líneas ideológicas. Los partidos políticos los suelen utilizar como estrategia de cohesión y búsqueda de información eficaz al final del texto (@catsiquespot; @marianorajoy; @socialistes_cat). El más llamativo es #llibertatpresospolitics que fue el más utilizado por @ForcadellCarme; @jcuixart; æ@jordialapreso y @omnium frente a los partidos políticos que se decantan por su vinculación con el #Parlamento en la mayoría de los casos.

No se detecta uso de memes y escaso de emoticonos (siempre con la cara sonriente).

En relación con los elementos tradicionales del lenguaje digital -hipertexto y multimedia- se observa un uso importante de multimedia especialmente de la imagen fija con un breve texto. Es importante el empleo del vídeo, pero no se detecta ninguna tendencia específica en los sectores o actores, antes bien la práctica responde a una política rígida en la sintaxis como se verá.

Los enlaces forman parte de la estrategia y son normalmente autorreferenciales (instituciones a las que pertenece el emisor o páginas de simpatizantes) o a medios de comunicación especialmente en 2018 y fundamentalmente a aquellos medios donde estuvo alguno de sus representantes o apoyan sus argumentos (Imagen 6):

Imagen 6

 

Fuente: API de Twitter.

Los idiomas más utilizados en los momentos elegidos son el castellano y el catalán, aunque alguna cuenta presenta otros y forman parte de la estrategia como ocurre en el caso de @KRLS.

Los contenidos embebidos y las citas tienen un uso muy extendido y forman parte de la hibridación. Se utilizan sobre todo mensajes de medios avisando de una intervención o vídeos con un fragmento de alguna ya pasada. Habitualmente es precedido de una o dos frases en las que se resalta una idea de las incluidas en el vídeo o presentando el documento; con apoyo del partido español (en el caso de los socialistas) y en pocas ocasiones se comenta (Imagen 7):

 

Imagen 7

 

Fuente: API de Twitter.

El concepto lingüístico de coherencia quizás alcanza el grado máximo al ser mensajes muy homogéneos y con repetición continua incluso de mensajes off line y es transversal a todos los actores.

En relación con la sintaxis también se puede señalar una práctica lingüística propia para cada actor con rasgos comunes (con pocos elementos de conexión) vinculados al medio (brevedad) y a la comunicación política (uso normalmente formal con variante estándar o profesional) y con estructuras muy marcadas que se repiten de modo que facilita (casi estandariza) su producción. Entre las que denotan una estrategia sintáctica clara está JuntsXCat que suele utilizar unas declaraciones del presidente con un vídeo o varias fotografías; Esquerra Republicana con un enunciado un verbo en presente (similar a explica, dice) y la cuenta, similar al PSC o al PP de Cataluña en los dos últimos casos sin verbo.

No se detectan evidencias de prácticas lingüísticas particulares entre los sectores salvo el tono más formal profesional habitual en la administración pública que busca la imagen de aséptico con la inclusión de léxico formal “Buenos días” en la Moncloa; pero que comparte uso de multimedia (incluso iconos) con los otros sectores. También el registro varía cuando hacen apelaciones directas al ciudadano convirtiéndose en coloquial, ítem en el que coinciden con los otros actores (Imágenes 8 y 9).

 

Imagen 8

 

Fuente: API de Twitter.

 

Imagen 9

 

Fuente: API de Twitter.

Especial mención merecen las cuentas de Carme Forcadell y Roger Torrent ya que ambos cambian de situación en los últimos 8 meses. Forcadell, en prisión el 24 de octubre tras dejar su cargo como presidenta del Parlamento de Cataluña, ofrece una primera etapa con mensajes desde la administración pública con un registro personal y extenso mientras que en la segunda la cuenta es gestionada por su equipo y son mensajes breves y con un registro formal. En el caso de Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán desde el 17 de enero, resalta el uso de la ironía que casi siempre utiliza textos de otros actores a los que contesta en ocasiones con conversaciones casi privadas con acceso público (Imágenes 10 y 11). También destaca la CUP por el uso de poemas y canciones como elementos diferenciadores y, en menor medida, el uso de los creadores de Tabarnia por el humor y la ironía.

 

Imagen 10

 

 

Fuente: API de Twitter.

 

Imagen 11

Fuente: API de Twitter.

En general, se detectan rasgos específicos sin vinculación con los diferentes sectores, antes bien, propios de cada actor especialmente en el caso de los partidos políticos dónde prima la construcción de una marca lingüística con el establecimiento de elementos nucleares que no se suelen mover: mensaje, léxico y estructuras sintácticas similares lo que lleva a pensar en una estrategia de comunicación basada en protocolos y pautas de uso lingüístico. Los elementos lingüísticos tienen una adaptación a la red, algunas innovaciones comunes y una selección estratégica de los mismos que identifica a simple vista al autor del mensaje independientemente del contenido e implica la existencia de estilemas individualizadores (idiolectos). Estos estilemas o idiolectos presuponen una estrategia individualizada que es capaz de crear una identidad lingüística en Twitter a través de rasgos ortotipográficos específicos, léxico propio (con la presencia de nuevos elementos), hashtag, iconos, enlaces, sintaxis o con la presencia o ausencia que comienza a individualizar las innovaciones comunes comentadas y a crear identidades lingüísticas en la red social.

4. Conclusiones

El estudio presentado continúa las investigaciones en comunicación política sobre la situación de Cataluña iniciado por otros autores en los meses anteriores (Carrasco-Polaino, Villar-Cirujano &Tejedor-Fuentes, 2018; López-Meri, 2016; Coromina, 2017) y, al mismo tiempo, llena el vacío sobre estudios del lenguaje en redes sociales en comunicación política e investigaciones transversales en los diferentes actores y sectores implicados.

Por un lado, confirma el uso de Twitter como transmisor de temáticas compartidas por el entorno off line y la hibridación (Chadwick, 2013; Hamilton, 2016) y, en menor medida, la búsqueda de nuevas narrativas detectadas en otros ámbitos de la comunicación política (García-Orosa, Vázquez-Sande & López-García, 2017).

El lenguaje es capaz de crear un sistema de comunicación simbólica en el contexto examinado en el que los signos lingüísticos confluyen para apoyar la estrategia de los actores políticos. La simple ausencia o presencia en los principales acontecimientos durante los últimos ocho meses busca la visibilización de los que se erigen como promotores protagonistas de este y una bajada de mensajes en los que pretenden negar el hecho o asumen la estrategia de baja intensidad.

La activación de elementos propios del lenguaje en la oralidad o en la escritura impresa dibujan estrategias ideológicas, entendidas en sentido amplio como comprensión y posición en el contexto, específicas para cada actor, sin rasgos comunes para los miembros de cada sector pero que confluyen en momentos puntuales conformando sociolectos que buscan la promoción de la pertenencia a una comunidad y, en el caso de estudio, la lucha o protesta contra un status quo (referéndum) o algunos hechos (entrada en prisión de actores políticos).

En esta confluencia emergen rasgos del lenguaje digital, los propios de la red social y las características del lenguaje político. Este lenguaje no es homogéneo, ni característico de Twitter, antes bien se observa cómo los actores políticos activan todos los niveles lingüísticos para servir a sus estrategias respectivas. Estas estrategias implican crear perfiles de comunidad –ortotipográficos, léxicos, sintácticos, coherencia, cohesión, registro– pero también perfiles que individualizan a cada actor. Las diferentes acciones comunicativas logran exprimir todos los recursos lingüísticos.

Dentro de la aparente rigidez estructural de Twitter (color, iconos, limitación de caracteres…) se movilizan buscando dibujar una identidad lingüística particular para ese canal que lo hace atractivo para su receptor dentro de la red social al mismo tiempo que lo individualiza.

Las coincidencias son también interesantes con otros aspectos estudiados desde la lingüística y la sociología recogidos en el primer apartado del artículo, aunque siempre tamizados por el uso mayoritario de un registro formal (estándar o profesional en distintos casos) como la combinación de las abreviaturas y la simplificación de palabras.

Pero, al mismo tiempo, en la comunicación política se descubre la creación intensiva de símbolos propios como los iconos, las cuentas o los hashtag con la creación de nuevas palabras. Por lo tanto, se confirman las tendencias comunes en el lenguaje de internet con particularidades de la comunicación política.

Esta creación de elementos propios es utilizada a veces como elemento de cohesión de comunidades de modo efímero o puntual normalmente como protesta ante el status quo. No se puede hablar de un lenguaje homogéneo, antes bien, cada actor forja un idiolecto propio híbrido marcado sobre todo por un uso determinado de la sintaxis y, en menor medida del léxico que solo puntualmente adopta elementos de otras (por ejemplo, el uso del color amarillo como reivindicación de la libertad de los presos relacionados con el caso estudiado que moviliza diferentes planos comunicativos como las imágenes, hashtag, iconos, ortografía).

Esta identidad lingüística comparte las características básicas del lenguaje digital, del entorno marcado por la red social y forma parte de la estrategia comunicativa de las instituciones.

Así se confirma la hibridación indicada en la primera hipótesis. También se identifica una heterogeneidad en el lenguaje utilizado (hipótesis 2) que impide, con los datos obtenidos en esta investigación, hablar de un lenguaje en redes sociales común a todos los miembros de un mismo sector. Antes bien, se detectan idiolectos o sociolectos puntuales que confirman la hipótesis tres ya que la red social registra la creación de léxico y la consolidación de nuevos significados compartidos en ocasiones por comunidades y en otros casos propios de la estrategia de cada actor en la búsqueda de una identidad, también lingüística, en la red. Como consecuencia, el lenguaje en comunicación política en Twitter individualiza fuertemente el mensaje como parte de una estrategia comunicativa continuada (hipótesis 4).

Por lo tanto, emerge un lenguaje no homogéneo, híbrido que es utilizado por los diferentes actores dentro de una estrategia lingüística de diferenciación en la red y, puntualmente, funciona como elemento de cohesión entre actores y creación de comunidades y protesta ante un hecho o el status quo. Las tendencias en el lenguaje político en redes sociales en el caso analizado, interesante por la intensidad de la participación de todos los sectores y por la heterogeneidad de los momentos seleccionados, deberían ser contrastadas en escenarios futuros para consolidar la definición de lenguaje político online como elemento nuclear de la comprensión del panorama político y las actitudes hacia el cambio.

 

La investigación ha sido desarrollada en el marco del proyecto de investigación del plan nacional de I+D+i Usos y preferencias informativas en el nuevo mapa de medios en España: modelos de periodismo para dispositivos móviles (Referencia: CSO2015- 64662-C4-4-R), del Ministerio de Economía y Competitividad de España y en la Red Xescom (Redes 2016 GI-1641 Xescom).

Referencias

Adami, E. (2016). Multimodality. In O. García, N. Flores & M. Spotti, The Oxford Handbook of Language and Society. The Oxford Handbook of Language and Society (pp. 451-473). Oxford: Oxford Handbook online.

Altman, E. & Portilla, Y. (2012). Geo-linguistic fingerprint and the evolution of languages in Twitter. In Advances in Social Networks Analysis and Mining (ASONAM), 2012 (pp. 1-6). IEEE/ACM International Conference on, IEEE. Retrieved from https://www.computer.org/csdl/proceedings/asonam/2012/2497/00/06570664-abs.html. https://www.doi.org/10.1109/asonam.2012.6570664

Álvarez-Noreña Cueva, E. (2013). La creatividad del lenguaje como arma social. Diversité et identité culturelle en Europe, 3, 83-94.

Ballesteros-Herencia, C. & Díez-Garrido, M. (2018). We need to talk. Engagement 2.0 on Facebook during the Spanish cyber campaign of December 2015. Communication & Society, 31(1), 169-193. https://www.doi.org/10.15581/003.31.1.169-193

Bayerl, P. S. & Stoynov, L. (2016). Revenge by photoshop: Memefying police acts in the public dialogue about injustice. New media & society, 18 (6), 1006-1026. https://www.doi.org/10.1177/1461444814554747

Bolander, B & Locher, M. (2014). Doing sociolinguistic research on computer-mediated data: A review of four methodological issues. Discourse, Context & Media, 3, 14-26. https://www.doi.org/10.1016/j.dcm.2013.10.004

Brock, B., Huglen, M., Klumpp, J. & Howell, S. (2005). Making sense of political ideology. The power of language in democracy. Oxford: Rowman & Littlefield.

Campos-Domínguez, E. (2017). Twitter y la comunicación política. El profesional de la información, 26(5), 785-793. https://www.doi.org/10.3145/epi.2017.sep.0

Carrasco Polaino, R., Villar Cirujano, E. &Tejedor Fuentes, L. (2018). Twitter como herramienta de comunicación política en el contexto del referéndum independentista catalán: asociaciones ciudadanas frente a instituciones públicas. Icono 14, 16(1), 64-85. https://www.doi.org/10.7195/ri14.v16i1.1134

Casero-Ripollés, A. (2015). Estrategias y prácticas comunicativas del activismo político en las redes sociales en España. Historia y Comunicación Social, 20(2), 535-550. http://www.doi.org/10.52209/rev_HICS.2015.v20.n2.51399

 

 

Casero-Ripollés, A., Feenstra, R. & Tormey, S. (2016). Old and New Media Logics in an Electoral Campaign. The Case of Podemos and the Two-Way Street Mediatization of Politics. The International Journal of Press/Politics, 21(3), 378-397. https://www.doi.org/ 10.1177/1940161216645340

Castro Rojas, S., Pérez Rivera, L. & Amatta, J. M. (2016). El enjambre digital en la política argentina. Twitter en las campañas 2011-2013-2015. Rizoma, 4(1), 90-104. http:// www.doi.org/10.17058/rzm.v3i1.6824

Chadwick, A. (2013). The hybrid media system: Politics and power. Oxford: Oxford University Press.

Coromina, Ó. (2017). The struggle for the story in political disputes. The case of the 9N participation process. El profesional de la información, 26(5), 884-893. https:// www.doi.org/10.3145/epi.2017.sep.10

Crystal, D. (2002). El lenguaje e Internet. Madrid: Ediciones Akal.

Cunliffe, D., Morris, D. & Prys, C. (2013). Young bilinguals’ language behaviour in social networking sites: the use of welsh on Facebook. Journal of Computer-Mediated Communication, 18(3), 339-361. https://www.doi.org/10.1111/jcc4.12010

De Bot, K. & Stoessel, S. (2002). Introduction. Language change and social networks. International Journal of the Sociology of Language, 153, 1-8. https://www.doi.org/ 10.1515/ijsl.2002.003

Dediu, D., Janssen, R. & Moisik, S. (2017). Language is not isolated from its wider environment: vocal tract influences on the evolution of speech and language. Language & Communication, 54, 9-20. https://doi.org/10.1016/j.langcom.2016.10.002

Díaz Noci, J. (2009). Multimedia y modalidades de lectura: una aproximación al estado de la cuestión. Revista Comunicar, 7(33), 213-219. https://www.doi.org/10.3916/c33-2009-03-013

Eagleton, T. (1991). Ideology: an introduction. London: Verso.

Edelman, M. J. (1985). The symbolic uses of politics. Illinois: University of Illinois Press.

Enli, G. & Moe, H. (2013). Introduction to special issue: Social media and election campaigns–key tendencies and ways forward. Information, Communication & Society, 16(5), 637-645. http://www.doi.org/10.1080/1369118X.2013.784795

Eres Fernández, I. & Almeida Seemann, P. (2009). Un estudio sobre los cambios lingüísticos del español escrito en las charlas informales por Internet. Trabalhos em Linguística Aplicada, 48(1), 153-170. http://www.doi.org/10.1590/S0103-18132009000100011

Foucault, M. (1981). Order of Discourse. In R. Young, Poststructuralist Reader (pp. 48-79). New York: Routledge.

Gander, P. (1999). Two myths about immersion in new storytelling media. Lund University Cognitive Studies. Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/ 228957892_Two_myths_about_immersion_in_new_storytelling_media

García-Orosa, B., Vázquez-Sande, P. & López-García, X. (2017). Narrativas digitales de los principales partidos políticos de España, Francia, Portugal y Estados Unidos. El profesional de la información, 26(4), 589-600. https://www.doi.org/10.3145/epi.2017.jul.03

Georgakopoulou, A. (2011). On for drinkies?: Email cues of participant alignments. Language@ internet, 8(4).

Guerrero-Pico, M. & Scolari, C. (2016). Narrativas transmedia y contenidos generados por los usuarios: el caso de los crossovers. Cuadernos.info, 8, 183-200. https://www.doi.org/ 10.7764/cdi.38.760

Hamilton, J. (2016). Hybrid news practices. En T. Witschge, C. Anderson, D. Domingo & A. Hermida (Eds.), The SAGE handbook of digital journalism (pp. 164-178). London: SAGE.

 

 

Hernández-Santaolalla, V. & Rubio-Hernández, M. (2017). Fandom político en Twitter: La Cueva y los partidarios de Alberto Garzón en las elecciones generales españolas de 2015 y 2016. El Profesional de la Información, 26(5), 838-849. https://www.doi.org/10.3145/ epi.2017.sep.06

Herring, S. & Androutsopoulos, J. (2015). Computer-mediated discourse 2.0. In D. Tannen, H. E. Hamilton, & D. Schiffrin (Eds.), The handbook of discourse analysis, Second Edition (pp. 127-151). Chichester, UK: John Wiley & Sons.

Huffaker, D. & Calver, S. (2005). Gender, Identity and Language Use in Teenage Blogs. Journal of Computer-Mediated Communication, 10(2). https://www.doi.org/10.1111/j.1083-6101.2005.tb00238.x

Jenkins, H. (2003). Transmedia storytelling. Moving characters from books to films to video games can make them stronger and more compelling. MIT technology review, January 15.

Ke, J., Gong, T. & Wang, W. (2008). Language change and social networks. Communications in Computational Physics, 3(4), 935-949.

López-García, G. (2016). ‘New’ vs ‘old’ leaderships: the campaign of Spanish general eleccions 2015 on Twitter. Communicaciónn & society, 29(3), 149-168. https:// www.doi.org/10.15581/003.29.3.149-168

López-Meri, A. (2016). Twitter-retórica para captar votos en campaña electoral. El caso de las elecciones de Cataluña de 2015. Comunicación y hombre, 12, 97-118. https:// www.doi.org/10.32466/eufv-cyh.2016.12.190.97-118

Maarek, P. (2014). Politics 2.0: New forms of digital political marketing and political communication. Trípodos, 34, 13-22.

Masip, P., Díaz-Noci, J., Domingo, D., Micó-Sanz, J. L l. & Salaverría, R. (2010). Investigación internacional sobre ciberperiodismo: hipertexto, interactividad, multimedia y convergencia. El Profesional de la Información, 19(6), 568-577. https://www.doi.org/ 10.3145/epi.2010.nov.02

Mazzoleni, G. (2014). La comunicación política. Madrid: Alianza.

Metoyer-Duran, Ch. (1993). Gatekeepers in Ethnolinguistic Communities. Information Management, Policy and Services. New Jersey: Ablex Publishing Corporation, Norwood.

Minin-White, D. (2017). Political Speech, Doublespeak, And Critical-Thinking Skills In American Education. School of Education Student Capstone Projects, 83, article 4.

Mocanu, D., Baronchelli, A., Perra, N., Gonçalves, B., Zhang, Q. & Vespignani, A. (2013). The Twitter of babel: Mapping world languages through microblogging platforms. PloS one, 8(4). https://www.doi.org/10.1371/journal.pone.0061981

Orkibi, E. (2015). New politics’, new media–new political language? A rhetorical perspective on candidates’ self-presentation in electronic campaigns in the 2013 Israeli elections. Israel Affairs, 21(2), 277-292. https://www.doi.org/10.1080/13537121.2015.1008242

Park, J., Baek, Y. M. & Cha, M. (2014). Cross-cultural comparison of nonverbal cues in emoticons on twitter: Evidence from big data analysis. Journal of Communication, 64(2), 333-354. https://www.doi.org/10.1111/jcom.12086

Percastre-Mendizábal, S., Pont-Sorribes, C. & Codina, L. (2017). A sample design proposal for the analysis of Twitter in political communication. El profesional de la información, 26(4), 579-588. https://www.doi.org/10.3145/epi.2017.jul.02

Pérez García, D. (2003). Técnicas de comunicación política. El lenguaje de los partidos políticos. Madrid: Tecnos.

Rosa, J. (2016). Racializing language, regimenting Latinas/os: Chronotope, social tense, and American raciolinguistic futures. Language & Communication, 46, 106-117. http://www.doi.org/10.1016/j.langcom.2015.10.0070271-5309/

Sampietro, A. (2016). Emoticonos y emojis: Análisis de su historia, difusión y uso en la comunicación digital actual. Tesis doctoral. Universidad de Valencia.

Scolari, C. (2014). Narrativas transmedia: nuevas formas de comunicar en la era digital. In J. Celaya (Dir.), Anuario AC/ de cultura digital (pp. 71-81). Madrid: Acción Cultural Española.

Shah, D., Culver, K., Hanna, A., Macafee, T. & Yang, J. (2015). Computacional approaches to online political expression: Rediscovering a ‘science of the social’. In S. Coleman & D. Freelon (Eds.), Handbook of digital politics (pp. 281-305). Northampton, MA: Edward Elgar.

Shin, D. & Biocca, F. (2017). Exploring immersive experience in journalism. New Media&Society, 19(11), 1-24. https://www.doi.org/10.1177/1461444817733133

Solé, R., Corominas, B. & Fortuny, J. (2013). Lenguaje, redes y evolución. Investigación y Ciencia, 440, 60-67.

Thompson, E. (1984). Studies in the Theory of Ideology. Berkeley: University of California Press.

Thurlow, C., Lengel, L. & Tomic, A. (2004). Computer-Mediated Communication. Social Interaction and the Internet. London: Sage.

Torrego-González, A. (2017). Eskriibo en el Tuenti komo pronunciioh. Apuntes sobre la ortografía en una red social. Tarbiya, revista de Investigación e Innovación Educativa, 41, 33-53.

van Dijk, T. A. (1994). Discurso, Poder y Cognición social. Cuadernos, 2. Retrieved from http://www.discursos.org/oldarticles/Discurso,%20poder%20y%20cognici%F3n%20social.pdf

van Dijk, T. A. (1996). Análisis del discurso ideológico. Versión, 6(10), 15-43.

van Hout, T.& Burger, P. (2016). Mediatization and the language of journalism. In O. García, N. Flores & M. Spotti, The Oxford Handbook of Language and Society. The Oxford Handbook of Language and Society (pp. 489-504). Oxford: Oxford Handbook online.

Vázquez-Cano, E., Mengual-Andrés, S. & Roig-Vila, R. (2015). Análisis lexicométrico de la especificidad de la escritura digital del adolescente en WhatsApp. Revista de lingüística teórica y aplicada, 53(1), 83-105.

Vazquez, F., Castelló, X. & San Miguel, M. (2010). Agent based models of language competition: macroscopic descriptions and order-disorder transitions. Journal of Statistical Mechanics: Theory and Experiment, 4. https://www.doi.org/10.1088/1742-5468/2010/04/P04007

Vulchanova, M., Baggio, G., Cangelosi, A. & Smith, L. (2017). Editorial: Language Development in the Digital Age. Frontiers in Human Neuroscience, 11, 447. https://www.doi.org/10.3389/fnhum.2017.00447

Wiggins, B. & Bowers, B. (2015). Memes as genre: A structurational analysis of the memescape. New media & society, 17(11), 1886-1906. https://www.doi.org/ 10.1177/1461444814535194

Woolard, K. (1998). Language ideology as a field of inquiry. In B. Schieffelin, K. Woolard & P. Kroskrity (Eds.), Language ideologies: Practice and theory (pp. 3-47). New York: Oxford University Press.

Yus, F. (2010). Ciberpragmática 2.0. Nuevos usos del lenguaje en Internet. Barcelona: Ariel.

 

 

Anexos

Tabla 4: Datos generales de las cuentas.

Cuenta

Tweets

Siguiendo

Seguidores

Unido

Multimedia (fotos y videos)

@JuntsXCat

5.522

102

71,2 mil

junio de 2016

2.451

@Pdemocratacat

24,3 mil

47,8 mil

216 mil

noviembre de 2007

10,9 mil

@Esquerra_ERC

86 mil

100 mil

349 mil

octubre de 2009

21,6 mil

@socialistes_cat

86,2 mil

692

110 mil

junio de 2008

11,7 mil

@CiutadansCs

33,1 mil

2.571

18,9 mil

septiembre de 2014

10,1 mil

@PPCatalunya

50,7 mil

984

67,3 mil

septiembre de 2009

4.686

@catsiqueespot

15,1 mil

1.354

20,4 mil

julio de 2015

4.148

@cupnacional

80,8 mil

3.641

275 mil

noviembre de 2009

10,9 mil

@parlamentcat

20,6 mil

204

216 mil

febrero de 2009

2.119

@rogertorrent

6.968

860

105 mil

noviembre de 2010

921

@ForcadellCarme

2.915

284

303 mil

febrero de 2014

874

@gencat

14,8 mil

6.765

182 mil

marzo de 2009

1.266

@KRLS

15,9 mil

3.801

718 mil

diciembre de 2007

1.416

@desdelamoncloa

30,9 mil

89

551 mil

julio de 2009

2.124

@marianorajoy

24,5 mil

14 mil

1,66 M

julio de 2011

4.394

@anapastorjulian

4.964

270

76 mil

mayo de 2011

1.562

@Congreso_Es

16,9 mil

857

161 mil

junio de 2009

7.956

@omnium

24,7 mil

1.309

256 mil

abril de 2008

4.627

@assemblea

32,9 mil

36,9 mil

357 mil

febrero de 2011

6.241

@jordialapreso

251

515

75,2 mil

noviembre de 2017

132

@jordicuixart

9.100

1.596

101 mil

Noviembre 2010

1.163

@Bcnisnotcat_

996

27

59,8 mil

octubre de 2015

323

Tabla 5: Ficha extracción de datos.

CUENTA DE TWITTER

 

 

Texto tuit

 

 

Fecha de publicación

 

 

Idioma

Catalán

Español

Inglés

Combinación

Otros

 

 

 

ORTOGRAFÍA

 

 

Similitud con ortografía tradicional

 

 

Modificaciones puntuales

 

 

Elementos innovadores

 

LÉXICO

 

 

Palabras más usadas

 

 

Nuevas palabras

 

 

HASHTAG

 

 

Existencia o no

No contiene ninguno

Contiene alguno

Número de hashtags

 

 

Tipo de hashtags

 

 

ELEMENTOS PARALINGÜÍSTICOS

 

 

ICONO

 

 

Existencia o no

No contiene ninguno

Contiene alguno

Número de emoticonos

 

 

Referente de emoticonos

 

 

 

Relación con referente textual al que remite

Lo acompaña

Lo sustituye

MEMES

 

 

Existencia o no

No contiene ninguno

Contiene alguno

Número

 

 

Referente

 

 

 

Relación con referente textual al que remite

Lo acompaña

Lo sustituye

EMOTICONOS

 

 

Existencia o no

No contiene ninguno

Contiene alguno

Número de emoticonos

 

 

Referente de emoticonos

 

 

 

Relación con referente textual al que remite

Lo acompaña

Lo sustituye

MATERIAL MULTIMEDIA

 

Naturaleza de contenidos que aparecen en el tuit

Solo texto

Solo imagen

Solo vídeo

Texto + imagen

Texto + vídeo

Otros

 

Enlaces a plataformas de vídeos (YouTube, Vimeo..)

No

 

Enlaces a plataforma de fotos (Flickr, etc.)

No

 

HIPERVÍNCULOS

 

Existencia (no cuando son a imagen o vídeo insertado)

No

Sí (cuál):

 

EXISTENCIA GIFS

 

Existencia o no

No contiene ninguno

Contiene uno

 

Naturaleza GIF

Cine / TV

Musical

Animales

Otro

 

                         

 

arriba
© Communication & Society - Facultad de Comunicación - Universidad de Navarra | www.unav.es | Contacto | Aviso legal | Mapa del sitio