COMMUNICATION-SOCIETY.COM ENGLISH VERSION
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
ÁREA DE USUARIOS

Nombre de Usuario: Contraseña:
Ok Deseo registrarmeHe olvidado mi contraseña
GoogleDENTRO DE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
VOL.
30(4)/
2017
Autor / Manuel MARTÍNEZ-NICOLÁS Full Time Professor. Group of Advanced Studies in Communication (GEAC). School of Communication Sciences, Rey Juan Carlos University, Spain
Autor / Enric SAPERAS Full Chaired Proffesor. Group of Advanced Studies in Communication (GEAC). Rey Juan Carlos University. Spain
Autor / Ángel CARRASCO-CAMPOS Assistant Professor. Department of Sociology and Social Work. Group of Advanced Studies in Communication (GEAC). University of Valladolid. Spain
Otros autores:  1 2 3
Artículo / La investigación sobre periodismo en España. Análisis de los trabajos publicados en revistas científicas españolas en los últimos 25 años (1990-2014)
Contenidos /

1. Introducción[1]

La investigación española sobre comunicación ha experimentado en el último cuarto de siglo un proceso acelerado de consolidación, probablemente impulsada por el impacto de los cambios institucionales que han afectado desde entonces al funcionamiento de este ámbito disciplinar. El contexto en el que comienza a construirse el campo a inicios de los 70, vinculado a la fundación de las primeras facultades de Ciencias de la Información, queda radicalmente alterado durante los 90 con la multiplicación de las universidades que ofertan titulaciones de comunicación (Jones, 1998; Moragas, 2005), propiciando así un crecimiento exponencial del volumen de la producción científica (Fernández-Quijada & Masip, 2013; Piñeiro, 2016) y de la diversidad interna de la comunidad académica (Martínez-Nicolás, 2006 y 2008). El segundo hito institucional con una influencia decisiva en la orientación general de la investigación comunicativa española será la creación en 2003 de la ANECA (Soriano, 2008) y, sobre todo, la implantación del programa ACADEMIA de acreditación del profesorado universitario en 2008, que atribuyó un valor curricular preferente para la promoción profesional a la actividad investigadora, y en especial a aquella dirigida a la publicación en revistas especializadas (Saperas, 2016).

     El sistema científico español adoptaba así un criterio internacional progresivamente impuesto desde la década de los 90 en el ámbito de las ciencias sociales, en el que este tipo publicaciones se convierten en instituciones centrales en la promoción de los debates disciplinares, en el establecimiento de estándares comunes para la investigación y, sobre todo, en la proyección pública y la reputación de los investigadores. En este contexto, las revistas internacionales más relevantes y codiciadas por su factor de impacto pugnarán por crear un paradigma investigador con vocación hegemónica (Carrasco-Campos & Saperas, 2014 y 2016; Saperas & Carrasco-Campos, 2015), al que se irán adaptando también las revistas y los investigadores españoles en el campo de la comunicación (Masip, 2011; De Filippo, 2013; Escribà & Cortiñas, 2013; Fernández-Quijada, Masip & Bergillos, 2013; Martínez-Nicolás, 2014).

     El análisis de la producción científica difundida en las revistas especializadas constituye, por tanto, una línea de trabajo especialmente adecuada para dar cuenta de las tendencias dominantes en un campo determinado, permitiendo de este modo valorar los resultados obtenidos y proponer nuevas vías para su desarrollo allí donde se detecten insuficiencias. El despegue y la cierta homologación internacional de la investigación comunicativa española en la última década explicarían el interés reciente por este tipo de trabajos (Castillo & Carretón, 2010; Fernández-Quijada, 2011; López-Rabadán & Vicente-Mariño, 2011; Martínez-Nicolás & Saperas, 2011; Piñuel, Lozano & García-Jiménez, 2011; Fernández-Quijada & Masip, 2013, entre otros), aunque, por lo general, adolecen de dos deficiencias. De un lado, la opción por diseños muestrales poco significativos, tanto por lo que hace al número y diversidad de las publicaciones estudiadas (en algunos casos, solo una revista) como, sobre todo, a los periodos temporales analizados (en ocasiones, solo uno o dos años). Y, en segundo lugar, la parquedad de las variables consideradas, generalmente vinculadas a aspectos descriptivos básicos (número de autores, universidades de adscripción, cantidad de textos citados, etc.), descuidando cuestiones de mayor alcance epistemológico: intereses de conocimiento (objetos de estudio), modalidades de investigación (teórica, empírica), planteamientos metodológicos (cuantitativo, cualitativo) o técnicas de obtención de datos (encuesta, grupo de discusión, etc.); elementos sin duda más valiosos para evaluar la investigación realizada y de mayor provecho para orientar el trabajo científico.

     Junto a los análisis generales, en los últimos años este tipo de estudios se ha centrado también en áreas de conocimiento específicas (por ejemplo, Casado del Río & Fernández-Quijada, 2015, sobre políticas de comunicación; Marí-Sáez & Ceballos, 2015, sobre comunicación para el cambio social; Baladrón, Correyero & Manchado, 2014, sobre publicidad; Míguez, Baamonde & Corbacho, 2014, sobre relaciones públicas; Zugasti, 2013, sobre historia de la comunicación; Repiso, Torres & Delgado, 2011a y 2011b, sobre televisión y radio, respectivamente), pero paradójicamente carecemos de una indagación similar sobre uno de los ámbitos más activos y característicos de la investigación española sobre comunicación, el del periodismo, que, según los datos aportados por este trabajo, concentraría prácticamente la mitad de la producción científica publicada en revistas especializadas de referencia en el último cuarto de siglo.

 

2. Objetivos y método

En este trabajo se estudian las principales tendencias en la evolución de la investigación sobre periodismo en España en los últimos 25 años (1990-2014) mediante un análisis de contenido de los artículos publicados en revistas científicas españolas de referencia, con los siguientes objetivos:

  1. Observar la evolución de la posición del periodismo en tanto que objeto de estudio en el conjunto de la investigación española sobre comunicación en el último cuarto de siglo.
  2. Describir la evolución de los intereses de conocimiento de la comunidad científica en relación con el periodismo, identificando (a) los ámbitos periodísticos (periodismo en prensa, radio, televisión, etc.); y (b) los elementos del proceso comunicativo (profesionales, empresas, contenidos, audiencias, efectos, etc.) abordados en el estudio del periodismo.
  3. Describir la evolución de las modalidades de investigación en periodismo, atendiendo a (a) el tipo de investigación realizada (teórica, metodológica o empírica); (b) la orientación metodológica de los estudios empíricos (cuantitativa, cualitativa, etc.); y (c) las técnicas de investigación utilizadas (análisis de contenido, encuesta, grupo de discusión, etc.).

 

2.1. Muestra y unidad de análisis

Para dar cuenta de estos objetivos se seleccionaron cinco revistas científicas especializadas editadas en España que ocupan posiciones destacadas en los índices bibliométricos y en los construidos a partir del juicio experto en el ámbito de comunicación: Anàlisi (Universidad Autónoma de Barcelona), Comunicación y Sociedad (Universidad de Navarra), Estudios sobre el Mensaje Periodístico (Universidad Complutense de Madrid), Zer (Universidad del País Vasco) y Revista Latina de Comunicación Social (Universidad de La Laguna). Cuatro de ellas (Comunicación y Sociedad, Zer, Estudios sobre el Mensaje Periodístico y Revista Latina de Comunicación Social) se sitúan en las cuatro primeras posiciones en el índice de impacto acumulativo histórico 1994-2009 de In-RECS, de la Universidad de Granada (http://ec3.ugr.es/in-recs/acumulados/Comunicacion-5.htm), y también en el acumulativo para el periodo 2005-2009 del índice RESH, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (http://epuc.cchs.csic.es/resh/indicadores, Comunicación). En la clasificación elaborada en 2009 por RESH según el prestigio de las revistas entre los expertos, cuatro de las seleccionadas (Zer, Comunicación y Sociedad, Revista Latina de Comunicación Social y Anàlisi) quedaron incluidas en las cinco primeras posiciones. El análisis realizado no abarca, por tanto, la totalidad de la producción científica española sobre periodismo en el periodo considerado, pero los resultados obtenidos pueden considerarse cualitativamente representativos de las tendencias generales de la investigación de mayor calidad e influencia en el área dado el carácter referencial de unas revistas seleccionadas atendiendo a estos indicadores de impacto bibliométrico y de prestigio entre los investigadores.

El diseño muestral estuvo condicionado por dos factores. En primer lugar, solo dos de estas revistas han sido editadas de manera continuada durante el periodo analizado (Anàlisi y Comunicación y Sociedad). En segundo lugar, se valoró la circunstancia de que la consolidación de cualquier revista científica precisa de un tiempo para la afinación de sus criterios editoriales, y con ello de la representatividad de los trabajos que publica. De acuerdo con estos condicionantes, se realizó un diseño muestral de tipo estratificado atendiendo a dos criterios:

(a)   La incorporación progresiva de revistas para la construcción del corpus final, tomando la década como unidad temporal significativa. Así, en la década inicial (1990-1999) solo se incluyeron trabajos publicados en Anàlisi y en Comunicación y Sociedad, añadiéndose Estudios sobre el Mensaje Periodístico y Zer para la segunda década (2000-2009), y Revista Latina de Comunicación Social para la tercera, de la que solo se analiza el quinquenio 2010-2014. Esta ampliación sucesiva del elenco de revistas permitió, además, atender el incremento progresivo del volumen de lo publicado sobre comunicación en España en el transcurso del periodo considerado.

(b)   Los 25 años que abarca la muestra fueron divididos en cinco quinquenios, y de cada uno de ellos se seleccionaron tres años siguiendo un criterio cronológico sistemático consistente en incluir el año inicial y los dos intermedios. Al mantenerse a lo largo de todo el periodo analizado, este criterio aseguraría la proporcionalidad y la homogeneidad de la muestra para cada uno de los quinquenios. Este criterio cronológico sistemático para la selección de unidades muestrales (los años analizados de cada una de revistas seleccionadas) solo se altera en el último lustro, en que se opta por incluir años alternos para acercar los resultados en lo posible al momento presente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 1. Corpus para el análisis de contenido

 

     Siguiendo este procedimiento, el diseño muestral incluyó 15 de los 25 años del periodo analizado (el 60% de esos años) y un corpus de 1.086 artículos (tabla 1) de un total de 1.841 publicados por estas revistas en el periodo estudiado, lo que supone operar con un margen de error del 1,9% para un intervalo de confianza del 95%. De esos 1.086 artículos, 933 eran trabajos de autores adscritos a universidades u otros centros españoles, de los que, a su vez, 461 (el 49,4%) tenían por objeto de estudio genérico el periodismo. Cada uno de esos artículos constituyó una unidad de análisis de la que se obtuvieron los datos con la ficha de codificación aplicada. El criterio seguido para la constitución de este corpus de 461 unidades de análisis consistió en incluir todos aquellos trabajos que abordasen aspectos relativos a la práctica o a la información periodísticas en cualquier tipo de medio (prensa diaria y no diaria, radio, televisión, agencias informativas), modalidad periodística (prensa escrita, radiofónica, televisiva, fotografía, cómic) o entorno (convencional o digital).

 

2.2. Criterios de codificación

Se elaboró una ficha de codificación con 36 variables relativas a diversos elementos de los artículos publicados, de los que aquí se han atendido a cinco de ellas, referidas a los intereses de conocimiento de los investigadores en relación con el periodismo, y a las modalidades de investigación de la producción científica en este campo. Los datos fueron obtenidos de acuerdo con los siguientes criterios de codificación:

 

Intereses de conocimiento. Esta dimensión, relativa a los objetos de estudio, fue observada mediante dos variables:

(a)   El ámbito periodístico atendido en los artículos analizados, distinguiendo 13 categorías excluyentes (periodismo en prensa, en televisión, en radio, en agencias, en medios digitales, fotoperiodismo, infografía periodística, etc.), que permiten identificar el tipo de periodismo o de producto periodístico en el que se centra la investigación.

(b)   El objeto de estudio específico, que identifica los elementos del proceso comunicativo abordados en un determinado trabajo, distinguiendo las categorías no excluyentes de profesionales; empresas e instituciones; contenidos; tecnologías; públicos, audiencias y recepción; efectos e influencia; docencia; e investigación. Esta variable permite captar la diferencia en cuanto a los intereses de conocimiento entre, por ejemplo, tres estudios sobre “periodismo televisivo” dedicados, uno, al análisis de las rutinas periodísticas (codificado en la categoría de “profesionales”); otro, al infoentretenimiento (codificado en la categoría de “contenidos”); y el tercero, a las audiencias de los informativos (codificado en la categoría de “públicos, audiencias y recepción”).

 

Modalidades de investigación. Esta dimensión fue atendida observando el comportamiento empírico de tres variables:

(a)   El tipo de investigación sobre periodismo que se publica, distinguiendo las categorías excluyentes de teórica (estados de la cuestión, discusión de teorías, análisis de conceptos, etc.), metodológica (propuestas sobre métodos, técnicas, diseños o procedimientos de investigación) y empírica (centrada en el estudio de alguna realidad fenoménica relacionada con el periodismo: contenidos, profesionales, historia de las empresas, legislación, docencia, etc.).

(b)   La orientación metodológica de los estudios empíricos, para la que se establecieron cinco categorías excluyentes que distinguen entre investigación cuantitativa, cualitativa, mixta (cuantitativa y cualitativa), con apoyo en fuentes documentales y empírica sin técnicas sistemáticas o estandarizadas. En la categoría de “investigación con apoyo en fuentes documentales” se clasificaron aquellos trabajos (recurrentes, por ejemplo, en los estudios sobre historia del periodismo o sobre la estructura del mercado periodístico y las políticas públicas en este sector) basados en documentos procedentes de archivos o de cuerpos de doctrina política, legislativa, legal, etc. Por lo que hace a la “investigación empírica sin técnicas sistemáticas”, fueron clasificados en esta categoría los trabajos empíricos metodológicamente deficientes, y que debieran ser tenidos, en consecuencia, como resultado de una mala praxis investigadora.

(c)   Las técnicas de investigación utilizadas en los trabajos empíricos que recurren a procedimientos metodológicos sistemáticos o estandarizados, en la que se distinguieron 11 categorías que recogen prácticamente la totalidad de estas técnicas (análisis de contenido, encuesta, grupos de discusión, entrevistas en profundidad, investigación sobre datos secundarios, métodos biográficos, etc.).

 

2.3. Codificación y fiabilidad

El corpus finalmente constituido fue distribuido entre dos investigadores previamente entrenados en los criterios de codificación mediante el análisis de un 10% de la muestra. Posteriormente se realizó una prueba de fiabilidad sobre otro 10% de ese corpus, en la que el cálculo de la pi de Scott arrojó un valor medio de 0.71 para el conjunto de las variables codificadas. Aun tratándose de un valor óptimo, se decidió proceder a una doble codificación independiente de todos los artículos, discutiendo caso por caso las discrepancias que se planteasen hasta alcanzar un acuerdo entre los codificadores. Por esta razón, los resultados de este trabajo deben ser tenidos por altamente fiables de acuerdo con los requerimientos metodológicos del análisis de contenido cuantitativo.

 

3. Resultados

3.1. El periodismo en la investigación española sobre comunicación

El periodismo constituye el ámbito mediático o profesional relacionado con la comunicación más ampliamente atendido por los investigadores españoles en el último cuarto de siglo. Casi la mitad (49,4%) de los trabajos publicados en este periodo por las revistas analizadas abordan temas relacionados con este ámbito mediático, doblando holgadamente al segundo, la comunicación audiovisual (21,0%), y muy por encima de otros aparentemente consolidados, como las relaciones públicas y la comunicación corporativa (7,6%) y la publicidad y el márketing (5,2%). La investigación española sobre comunicación parece ser, en consecuencia, una investigación centrada muy mayoritariamente en el estudio del periodismo y la información periodística.

 

Gráfico 1. Evolución de los ámbitos mediáticos o profesionales objeto de estudio en la investigación española sobre comunicación

 

 

No obstante, si atendemos a la evolución de estos distintos objetos (gráfico 1) observamos un significativo descenso del peso de los estudios sobre periodismo en el conjunto de la investigación comunicativa española desde inicio de los 2000, y una consolidación progresiva del interés por los restantes ámbitos mediático-profesionales, especialmente notable en el caso de la comunicación audiovisual, y algo más indecisamente, pero también relevante, en el de las relaciones públicas y la comunicación corporativa, y en el de la publicidad y el márketing. Si al inicio del periodo considerado (quinquenio 1990-1994), siete de cada diez trabajos en las revistas analizadas abordaban aspectos relacionados con el periodismo, en el quinquenio final (2010-2014) son solo poco más de cuatro de cada diez, mientras que los relativos a la comunicación audiovisual alcanzan ya casi el 25% de lo publicado en las revistas analizadas. En este último periodo irrumpen también con fuerza los estudios sobre internet y los medios digitales no vinculados al ámbito periodístico (8% de los textos), situándose al mismo nivel de atención académica que la investigación sobre relaciones públicas (8,5%), y muy por encima de los trabajos sobre publicidad (el 3,1%). En definitiva, y aun reconociendo su preeminencia en el último cuarto de siglo, los datos indican que los estudios de periodismo van perdiendo la posición de abrumador predominio que tuvieron en la primera mitad de los 90, y que la investigación española sobre comunicación entra desde entonces en esa situación de relativa normalidad que sugieren unos intereses de conocimiento ya más diversificados, y una comunidad científica paulatinamente especializada.

 

  1. 3.2. Los ámbitos periodísticos de interés para la investigación         

El periodismo es una actividad ejercida en muy diversos ámbitos mediático-profesionales (prensa, radio, televisión, entorno digital, etc.), cuya capacidad diferencial para atraer el interés académico revela la estructura temática de la investigación periodística que se realiza en un determinado momento y las demandas de conocimiento atendidas por la comunidad científica. La tabla 2 recoge los resultados sobre esta variable, en donde la distinción más relevante es la que agrupa por separado los trabajos sobre periodismo o información periodística en medios convencionales, de un lado, y en el entorno digital, de otro. Los datos indican que la investigación española se centra preferentemente (casi la mitad de los trabajos) en el análisis del periodismo ejercido en medios convencionales, un resultado esperable dada la amplitud del periodo analizado (1990-2014), prácticamente la mitad del cual es anterior al impacto de la revolución digital en este campo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 2. Ámbitos periodísticos objeto de estudio (1990-2014)

 

     Más interés tiene constatar el desequilibrio existente en la atención académica a los diferentes ámbitos periodísticos en medios convencionales, en donde la mayor parte de la investigación se concentra en el periodismo o la información periodística en la prensa diaria (casi la tercera parte de los trabajos publicados, y en torno al 70% de los que se ocupan de estos medios convencionales), a mucha distancia de los estudios sobre los periodismos televisivo y radiofónico. La escasa relevancia concedida al periodismo audiovisual se hace incluso más significativa si la comparamos con la otorgada al periodismo en medios digitales, un objeto que desde su irrupción a comienzos de los 2000 (gráfico 2) ha merecido tanto esfuerzo investigador (el 10% de lo publicado) como el dedicado conjuntamente al periodismo en televisión y en radio en los últimos 25 años. Para calibrar definitivamente este desequilibrio, conviene reparar en que los trabajos sobre un ámbito tan reciente como el uso periodístico de las redes sociales (1,7%) son tantos como los realizados en el último cuarto de siglo sobre el periodismo radiofónico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 2. Evolución de los ámbitos periodísticos objeto de estudio

     Por otra parte, la evolución del interés por estos diferentes objetos periodísticos (gráfico 2) desvela algunas tendencias que indicarían una maduración progresiva de este campo. Significativamente, los trabajos que abordan el periodismo en general (habitualmente reflexiones genéricas sobre los medios informativos o sobre la profesión periodística), que suponen casi siete de cada diez de los publicados en el quinquenio inicial (1990-1994), van declinando para dar paso a una mayor especialización temática que sitúa el estudio del periodismo en prensa en la posición preeminente que ocupa desde el inicio de los años 2000 (en torno al 35% de los artículos desde entonces).

     Debe observarse, además, que no se trata de un comportamiento aislado, sino que afecta igualmente al interés creciente por el periodismo televisivo y el periodismo digital, de modo que en el quinquenio 2005-2009 de cada diez trabajos publicados solo dos tratan del periodismo en general, y seis atienden aspectos específicos ya sea del ejercido en prensa, en televisión o en medios digitales. Estaríamos, por tanto, ante una opción intencional de la comunidad científica hacia una progresiva especialización, en un claro indicio de maduración de la disciplina en los últimos 15 años, y a la que respondería igualmente el interés coyuntural por reflexionar sobre la docencia del periodismo impulsada por la adaptación de estos estudios al Espacio Europeo de Educación Superior mediada la primera década de los 2000.

 

3.3. Los objetos de estudio específicos en la investigación periodística

El análisis de los intereses de conocimiento se completó observando los objetos de estudio específicos; es decir, los elementos o aspectos del proceso comunicativo (emisores, contenidos, audiencias, etc.) atendidos por los investigadores. El comportamiento de esta variable (gráfico 3) revela un predominio abrumador de los trabajos sobre contenidos periodísticos, y específicamente sobre los discursos informativos, objeto del que se ocupan dos de cada tres estudios sobre periodismo publicados en las revistas analizadas. Unido al resultado obtenido sobre los ámbitos mediático-profesionales, puede afirmarse que el perfil típico o predominante de la investigación periodística española en los últimos 25 años responde al de un trabajo que analiza el discurso informativo (tratamiento, representación, cobertura, etc.) de la prensa diaria sobre cualquier referente social (grupos poblacionales –jóvenes, inmigrantes, colectivos marginados–, coyunturas –crisis sanitarias, conflictos, elecciones–, ámbitos –política, economía, justicia–, fenómenos –violencia de género, cambio climático, etc.).

Gráfico 3. Objetos de estudio específicos (1990-2014)

 

     El interés por la dimensión discursiva (contenidos) del periodismo contrasta con la relativa desatención de sus dimensiones institucional (profesionales y empresas) y social (audiencias, recepción, efectos e influencia, etc.), aunque la primera conforma un núcleo de interés sólido cuyas problemáticas se abordan en algo más de la tercera parte de los trabajos publicados (36,5%), especialmente las relativas a la profesión periodística (prácticas y rutinas productivas, perfiles laborales, formación, cuestiones éticas y deontológicas, asociaciones profesionales, etc.). El análisis de la dimensión social está, en cambio, prácticamente ausente de la agenda de los investigadores españoles, de manera que los estudios sobre las audiencias o los procesos de recepción informativa (5,0% de los textos) y, más significativamente, sobre los efectos e influencia social del periodismo (1,3% en 25 años) son escasos o prácticamente inexistentes.

 

 

Gráfico 4. Evolución de los objetos de estudio específicos

 

 

     Si atendemos a la evolución de esta variable (gráfico 4), los resultados indican que, lejos de moderarse, el escoramiento hacia el estudio de los contenidos ha ido afianzándose en la investigación periodística española hasta alcanzar en la etapa final (2010-2014) más del 70% de los trabajos publicados. De hecho, en el transcurso del periodo analizado parece haberse producido una muy significativa modificación en la estructura de los intereses de conocimiento de la comunidad científica. A inicios del periodo analizado (quinquenio 1990-1994), cuatro de cada diez trabajos se centraban en aspectos referidos a los contenidos, pero cinco abordaban los ámbitos profesional o empresarial. Esa situación ha quedado radicalmente subvertida en el quinquenio final (2010-2014), en donde siete de cada diez trabajos estudian los contenidos periodísticos, y solo tres atienden a estos otros ámbitos. La dimensión institucional del periodismo es, por tanto, un objeto de estudio en recesión en la investigación española.

 

3.4. Modalidades de investigación en los estudios sobre periodismo

En la investigación española sobre periodismo publicada en las revistas seleccionadas han predominado en los últimos 25 años los trabajos de carácter empírico, una modalidad a la que responden el 82,8% de los artículos analizados, a mucha distancia de los dedicados a la discusión teórica (enfoques heurísticos, conceptos, teorías, etc.) o metodológica (métodos, técnicas, procedimientos de investigación, etc.), que representan, respectivamente, el 12,2% y un exiguo 1,9%. La de los investigadores en periodismo sería, por tanto, una comunidad científica ocupada preferentemente en el estudio de la propia “realidad periodística” y no tanto en la construcción teórico-conceptual y metodológica del campo, si bien con una acusada tendencia, como hemos visto, a analizar “contenidos”, descuidando otros aspectos de aquella realidad.

 

 

Gráfico 5. Evolución de los tipos de investigación

 

 

     En el transcurso de estos 25 años (gráfico 5), la investigación empírica ha ido adquiriendo una posición hegemónica, y en la última década obtiene registros tan abultados (el 86,7% en la etapa 2005-2009, y el 91,0% en 2010-2014) que la convierten prácticamente en la única modalidad de trabajo científico sobre periodismo en España, una situación que contrasta significativamente con lo que sucediera en los tres lustros anteriores. En el quinquenio inicial (1990-1994), la investigación teórica suponía la cuarta parte de los trabajos publicados, repuntando incluso hasta casi el 30% en el periodo 2000-2004 para iniciar desde mediados de esa década un declive imparable que la sitúa en el quinquenio final en un discreto, y casi testimonial, 5,1%. De cada diez trabajos recientes, nueve son empíricos y solo uno está dedicado exclusivamente a discutir herramientas conceptuales o metodológicas para el estudio científico del periodismo.

     Con todo, quizá el dato más significativo en relación con este incremento de la investigación empírica sea que haya ido acompañado de una sustancial mejora metodológica de los trabajos publicados. Para valorar este aspecto, se agruparon los artículos de modalidad empírica en dos categorías, según que se recurriese o no en ellos a técnicas sistemáticas (análisis de contenido, encuesta, grupos de discusión, etc.), entendiendo que el empleo de tales procedimientos estandarizados por la literatura metodológica debiera ser tenido, al margen del rigor con que sean aplicados, por un indicio de calidad de la investigación. Los resultados indican un fuerte cambio de tendencia en la última década en relación con la situación observada en los 15 años anteriores.

     Hasta mediados de los 2000, casi de la mitad de los trabajos empíricos sobre periodismo publicados en las revistas analizadas era metodológicamente deficiente. Es decir, abordan objetos referentes a la “realidad periodística” (estudio de contenidos informativos, cuestiones relativas a los profesionales o las empresas, etc.), pero sin fundamentar los análisis propuestos en datos empíricos obtenidos mediante técnicas científicas contrastadas (cuantitativas o cualitativas), y situándose, por tanto, más cerca del comentario, la reflexión o la descripción intuitiva que del rigor exigible a la investigación científica. Este tipo de trabajos representa casi la tercera parte (el 30,1%) de la investigación empírica sobre periodismo publicada en el último cuarto de siglo por las revistas analizadas, y constituyen, como decimos, en torno a la mitad (el 44,7%) de los registrados en el periodo 1990-2004. En los últimos diez años, los estudios empíricos no solo experimentan un incremento espectacular, sino que ganan también en solvencia metodológica, alcanzando ya algo más del 80% en la etapa más reciente (2010-2014), aunque en la actualidad todavía en torno al 20% de los artículos publicados adolece de deficiencias metodológicas básicas.

     Por lo que hace a la investigación empírica metodológicamente solvente, en más de la mitad de los casos (53,4%) se trata de estudios cuantitativos, muy por encima de los cualitativos (15,3%) y de los que combinan ambos tipos de métodos (10,0%), aunque aquellos con apoyo empírico en fuentes documentales (archivos históricos, leyes, informes políticos o empresariales, códigos éticos, etc.) no tratadas con técnicas cuantitativas (análisis de contenido) o con procedimientos cualitativos (análisis del discurso) suman en torno al 30%. Los resultados relativos a las técnicas empíricas utilizadas (gráfico 6) permiten completar el perfil típico de la investigación periodística española, en la que prácticamente más de la tercera parte de los trabajos publicados son análisis de contenido cuantitativos realizados, preferentemente, sobre corpus de noticias difundidas por la prensa diaria. El estudio de los contenidos es, en efecto, el objeto predominante, pero se aborda casi exclusivamente mediante esta técnica cuantitativa, y apenas en el 10% de los artículos se recurre a cualquiera de las modalidades del análisis cualitativo del discurso (textual, narratológico, argumentativo, lingüístico, retórico, etc.).

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 6. Técnicas empíricas de investigación (1990-2014)

 

 

     La agregación de todos aquellos trabajos cuya fundamentación empírica se basa en datos procedentes de documentos, independientemente de las técnicas o enfoques empleados en su generación y análisis, corrobora el carácter estrictamente documental de la investigación sobre periodismo en España. Alrededor del 90% de los trabajos empíricos publicados en los últimos 25 años por las revistas analizadas responde a este perfil, y solo en torno al 25% se apoya en datos obtenidos de fuentes vivas, sobre todo mediante encuesta y entrevista en profundidad. Técnicas como el grupo de discusión, la observación etnográfica o los diseños experimentales están prácticamente desaparecidas en un campo disciplinar que, como decíamos, atiende de forma preferente a aquellas “realidades periodísticas” que puedan rastrearse en archivos, historiales digitales y hemerotecas.

 

4. Discusión y conclusiones

En este trabajo se caracteriza la evolución seguida por la investigación sobre periodismo en España en los últimos 25 años mediante el análisis de una muestra de artículos publicados en cinco revistas científicas españolas especializadas en comunicación. El número de revistas y de artículos incluidos en la muestra (461 textos) no es estadísticamente representativo del volumen total de la producción científica española sobre periodismo en este cuarto de siglo, pero sí de aquella probablemente de mayor influencia y relevancia por haber sido publicada en revistas consideradas de referencia por la comunidad científica española que trabaja en este ámbito. En consecuencia, y aun teniendo en cuenta estas limitaciones, los resultados obtenidos serían válidos como indicación de las tendencias generales de la investigación periodística española en este periodo.

     De entrada, esos resultados ponen de manifiesto que los estudios sobre periodismo han sido en los últimos 25 años el campo predominante en la investigación española sobre comunicación, aunque comienzan a perder peso desde la segunda mitad de la década de los 90 con la progresiva consolidación del interés académico por otros ámbitos mediático-profesionales, especialmente notable en el caso de la comunicación audiovisual, y de forma más irregular en los de las relaciones públicas y de la publicidad. Esta situación de paulatina diversificación probablemente sea consecuencia de algunas de las transformaciones habidas en el contexto institucional en que ha venido desarrollándose la investigación comunicativa en España en este último cuarto de siglo.

     Desde su nacimiento a principios de los 70 y durante la década siguiente, las primeras facultades de Ciencias de la Información (las de las universidades públicas Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y del País Vasco, y la privada de Navarra) fueron centros básicamente orientados a la formación de profesionales del periodismo, generando una comunidad científica muy mayoritariamente atenta a este ámbito mediático, y en un momento, además, en que la transición democrática revalorizaba el papel social de los medios informativos y, por tanto, el interés y urgencia de su análisis (Martínez-Nicolás, 2008; Saperas, 2016). La herencia de esa impronta inicial se apreciaría aún en la primera mitad de los 90, en la que, según nuestros datos, el 70% de lo publicado en las revistas españolas más relevantes abordaba cuestiones relacionadas con el periodismo, y las aportaciones a los restantes campos (comunicación audiovisual, relaciones públicas o publicidad) son prácticamente testimoniales.

     Durante los 90 ese contexto institucional queda radicalmente alterado, incidiendo en la orientación general de la investigación sobre comunicación en España. A inicios de esa década, a aquellas cuatro facultades pioneras se agregan nuevos centros públicos (Sevilla, Santiago de Compostela, Málaga, etc.) que dan salida al excedente de docentes e investigadores acumulados en la década anterior (Jones, 1998; Moragas, 2005). Pero el factor más relevante para lo que aquí discutimos quizá fuese la decisión de desagregar la antigua licenciatura en Ciencias de la Información (con menciones de especialidad) en tres nuevas titulaciones autónomas en Periodismo, en Comunicación Audiovisual, y en Publicidad y Relaciones Públicas, propiciando así la diversificación de una comunidad científica que dispone a partir de ese momento de nichos especializados institucionalmente reconocidos. Esta situación se ve reforzada en ese mismo periodo con la multiplicación de la oferta de estudios de comunicación por parte de universidades privadas de nueva creación (Moragas, 2005) y la implantación de las titulaciones autónomas vinculadas a la comunicación audiovisual y a la publicidad y las relaciones públicas, de amplia demanda en un momento de expansión de los mercados audiovisual y publicitario por la ruptura del monopolio televisivo público y la implantación en España de la televisión privada a comienzos de los 90. Estas circunstancias explicarían, en fin, que, sin dejar de ser preeminentes en los últimos 25 años, los estudios sobre periodismo vayan perdiendo el abrumador predominio que tuvieron en la primera mitad de los 90, dando lugar a una comunidad de investigadores de la comunicación con intereses más diversificados.

     Por lo que hace específicamente a la evolución de la investigación periodística, los indicadores manejados en este trabajo apuntan a una significativa modificación de la estructura interna del campo cuyo punto de inflexión cabría situar en el arranque de la última década, desde mediados de los 2000, y que habría alterado la orientación general de los intereses de conocimiento y de las modalidades de investigación en este ámbito disciplinar. Comparada con el periodo anterior (1990-2004), en esta etapa más reciente se observan las siguientes tendencias:

(a)   Una paulatina especialización temática, comenzada en la segunda mitad de los 90, pero que se consolida ya mediada la década siguiente (desde el quinquenio 2005-2009), en la que decaen ostensiblemente los trabajos de carácter genérico y se van atendiendo problemáticas específicas del periodismo ejercido en los distintos ámbitos mediático-profesionales (prensa, televisión y medios digitales, especialmente), aunque con un predominio indudable del interés por el análisis de la prensa diaria.

(b)   La centralidad indiscutible de los contenidos periodísticos, y específicamente de los discursos informativos, como objeto de estudio preferente, que se incrementa incluso en la última década, con una progresiva desatención a las dimensiones institucional (profesionales, empresas, mercados, políticas, etc.) y social (audiencias, recepción, influencia, etc.) del periodismo.

(c)   El decaimiento, o directamente el abandono, de la investigación teórico-conceptual hasta su práctica desaparición en los últimos diez años de las revistas analizadas, y la consolidación desde entonces de la investigación empírica de índole cuantitativa realizada sobre fuentes documentales mediante análisis de contenido como modalidad básica y estándar metodológico del trabajo científico en este campo.

(d)   La mejora indiciaria de la calidad metodológica de la investigación empírica, con una abrupta disminución a partir del quinquenio 2005-2009 de los trabajos metodológicamente deficientes, aunque en los años más recientes (2010-2014) representan todavía casi el 20% de los artículos sobre periodismo publicados en estas revistas.

 

     El perfil típico de la investigación periodística española en estos 25 años, notablemente reforzado en la última década (2005-2014), correspondería, por tanto, al de un trabajo sobre el discurso informativo de la prensa diaria acerca de cualquier referente social resuelto mediante un análisis de contenido cuantitativo. Es significativo, en primer lugar, que la atención académica se haya dirigido sobre todo hacia el estudio de la prensa diaria, con registros que superan ampliamente a los de ámbitos periodísticos socialmente más influyentes (el periodismo televisivo) o profesionalmente más relevantes por su carácter emergente (el periodismo digital). Esa preferencia incluso repunta en la etapa más reciente (2010-2014), precisamente en un momento de pérdida de influencia de la prensa diaria en el ecosistema informativo general.

     Algo similar sucede con el progresivo desinterés de los investigadores por la dimensión institucional del periodismo, especialmente en lo relativo al funcionamiento de las organizaciones, los mercados o las políticas públicas, y eso cuando la adaptación de las empresas periodísticas al impacto de la revolución digital parecería exigir un mayor esfuerzo investigador. Por otra parte, el declive de los trabajos teóricos y el predominio del análisis de contenido cuantitativo apuntan a una especie de “monocultivo investigador” con escasas aportaciones a la fundamentación conceptual del campo y al conocimiento de objetos empíricos que exigen de aproximaciones cualitativas (newsmaking, recepción de la información periodística, análisis del discurso, etc.). Estas tendencias dibujarían, en definitiva, un cuadro general caracterizado por un cierto desajuste entre los intereses de la academia y la propia realidad mediática, y por una discreta contribución a algunas de las líneas de trabajo sobre periodismo mejor asentadas y reconocibles internacionalmente.

     Este perfil dominante de la investigación periodística española (creciente orientación empírica, atención preferente a los contenidos de la prensa diaria, adopción del análisis cuantitativo como estándar metodológico, etc.) quizá pueda explicarse simplemente en razón de la accesibilidad de las fuentes empíricas necesarias para este tipo de trabajos (generalmente, piezas informativas), fácilmente disponibles a través de hemerotecas digitalizadas. Esto mismo podría explicar también la reducción del interés académico a la dimensión discursiva del periodismo, ya que el estudio de sus componentes institucional (profesionales, empresas, mercados, etc.) y social (audiencias, recepción y efectos) requiere de fuentes de acceso por lo general más oneroso (informes empresariales, cuerpos legislativos, normativas, etc.), y, sobre todo, del empleo de técnicas para la obtención de datos (encuesta, entrevista en profundidad, grupo de discusión, diseños experimentales, observación etnográfica, etc.) cuya aplicación precisa de recursos materiales (entre ellos, el tiempo) de mayor envergadura que los requeridos para el estudio de los discursos periodísticos mediante el análisis cuantitativo de contenido.

     Sin embargo, es posible que estas motivaciones aparentemente pragmáticas o instrumentales (accesibilidad de las fuentes, disponibilidad de recursos, etc.) sean a su vez resultado de la adaptación de la comunidad científica a las nuevas reglas y exigencias para la promoción profesional de los investigadores establecidas en España hace justamente una década. Como decíamos en la introducción a este trabajo, la implantación en 2008 del programa ACADEMIA de acreditación del profesorado universitario introdujo unos criterios para la evaluación de la calidad investigadora que, entre otras disposiciones, atribuía un valor curricular preferente a los trabajos difundidos en revistas científicas y a la internacionalización de la actividad académica (publicación en las revistas con mayor factor de impacto, participación en congresos y asociaciones internacionales, etc.). De entrada, es probable que estos criterios hayan impulsado la mejora relativa observada desde mediados de los 2000 en la calidad metodológica de los trabajos publicados en las revistas españolas, quizá como traslación al ámbito doméstico de los estándares establecidos por las revistas internacionales de referencia (Carrasco-Campos y Saperas, 2016), ya frecuentadas asiduamente por los investigadores españoles en esta última década (Masip, 2011; Martínez-Nicolás, 2014).

     Pero es también probable que en estas condiciones de altísima presión por publicar las decisiones de los investigadores (elección de los objetos de estudio, opción por unos u otros métodos y técnicas de investigación, etc.) estén ateniéndose cada vez menos a consideraciones genuinamente epistémicas (necesidades objetivas de conocimiento en un ámbito determinado, contribución al desarrollo teórico-conceptual de una disciplina, etc.) que a cálculos relativos a la rentabilidad curricular del esfuerzo investigador (accesibilidad de las fuentes empíricas, celeridad en la obtención de resultados, adopción de estándares metodológicos internacionalmente hegemónicos, etc.). No hay que descartar, por tanto, que este renovado contexto institucional consolidado en la última década esté teniendo una significativa influencia en la orientación de la producción científica sobre comunicación en España, y también en el campo específico de la investigación periodística.

 

 

 

 

Referencias

Baladrón, A. J., Correyero, B. &  Manchado, B. (2014). Three decades of advertising research in Spain: analysis of scientific communication journals (1980-2013). Communication & Society 27(4), 49-71. http://dx.doi.org/10.15581/003.27.4.49-71.

Carrasco-Campos, Á. & Saperas, E. (2014). Debate, confrontación y hegemonía en la disciplina de la comunicación. Nuevos tiempos para un paradigma dominante. Redes.com 10, 145-158. Disponible en http://revista-redes.hospedagemdesites.ws/index.php/revista-redes/article/view/336/366.

Carrasco-Campos, Á. & Saperas, E. (2016). Cambio tecnológico, globalización neoliberal y hegemonías metodológicas en la investigación comunicativa internacional. Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación 32. Disponible en http://ambitoscomunicacion.com/2016/cambio-tecnologico-globalizacion-neoliberal-y-hegemonias-metodologicas-en-la-investigacion-comunicativa-internacional.

Casado del Río, M. Á. & Fernández-Quijada, D. (2015): References in communication policy research: a bibliographical characterization of articles published by Spanish authors, Communication & Society 28(2), 73-87. http://dx.doi.org/10.15581/003.28.2.73-85

Castillo, A. & Carretón, M. C. (2010): Investigación en Comunicación. Estudio bibliométrico de las Revistas de comunicación en España. Communication & Society 23(2), 289-327.

       Disponible en http://www.unav.es/fcom/communication-society/es/resumen.php?art_id=372 .

De Filippo, D. (2013). La producción científica española en Comunicación en WOS. Las revistas indexadas en SSCI (2007-12). Comunicar. Revista Científica de Comunicación y Educación 21, 25-34. http://dx.doi.org/10.3916/C41-2013-02.

Escribà, E. & Cortiñas, S. (2013). La internacionalización y las coautorías en las principales revistas científicas de Comunicación en España. Comunicar. Revista Científica de Comunicación y Educación 21, 35-44. http://dx.doi.org/10.3916/C41-2013-03.

Fernández-Quijada, D. (2011). De los investigadores a las redes: una aproximación tipológica a la autoría en las revistas españolas de comunicación. En J. L. Piñuel, C. Lozano & A.  García-Jiménez (Eds.), Investigar la comunicación en España (pp. 633-648). Madrid: Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC).

Fernández-Quijada, D. & Masip, P. (2013). Tres décadas de investigación española en comunicación: hacia la mayoría de edad. Comunicar. Revista Científica de Comunicación y Educación 41, 15-24. http://dx.doi.org/10.3916/C41-2013-01.

Fernández-Quijada, D., Masip, P. & Bergillos, I. (2013). El precio de la internacionalidad: la dualidad en los patrones de publicación de los investigadores españoles en comunicación. Revista Española de Documentación Científica 36(2), e010. http://dx.doi.org/10.3989/redc.2013.2.936.

Jones, D. (1998). Investigación sobre comunicación en España. Evolución y perspectivas. Zer. Revista de Estudios de Comunicación 5, 3-51. Disponible en http://www.ehu.eus/zer/hemeroteca/pdfs/zer05-01-jones.pdf.

López-Rabadán, P. & Vicente-Mariño, M. (2011). Métodos y técnicas de investigación dominantes en las revistas científicas españolas sobre comunicación (2000-2009). En J. L. Piñuel, J. L., C. Lozano & A. García-Jiménez (Eds.), Investigar la comunicación en España (pp. 665-679). Madrid: Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC).

Marí-Sáez, V. & Ceballos, G. (2015). Análisis bibliométrico sobre Comunicación, Desarrollo y Cambio Social en las diez primeras revistas de Comunicación de España. Cuadernos.info 37, 201-212. http://dx.doi.org/10.7764/cdi.37.828.

Martínez-Nicolás, M. (2006). Masa (en situación) crítica. La investigación sobre periodismo en España: comunidad científica e intereses de conocimiento. Anàlisi. Quaderns de Comunicació i Cultura 33, 135-170. Disponible en http://www.raco.cat/index.php/Analisi/article/view/51745/56717.

Martínez-Nicolás, M. (2008). La investigación sobre comunicación en España. Evolución histórica y retos actuales. En M. Martínez-Nicolás (Ed.), Para investigar la comunicación. Propuestas teórico-metodológicas (pp. 13-52). Madrid: Tecnos. Reproduced in Revista Latina de Comunicación Social, 64, 1-14, 2009. Disponible en http://dx.doi.org/10.4185/RLCS-64-2009-800-01-14.

Martínez-Nicolás, M. (2014). La investigación española sobre Comunicación de mayor visibilidad internacional. Análisis de los trabajos publicados en las revistas internacionales del Journal Citation Reports (JCR) y el SCImago Journal & Country Rank (SJR-Scopus). Ponencia presentada al IV Congreso Internacional de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC). Bilbao, enero.

Martínez-Nicolás, M. & Saperas, E. (2011). La investigación sobre Comunicación en España (1998-2007). Análisis de los artículos publicados en revistas científicas. Revista Latina de Comunicación Social 66, 101-129. Disponible en http://dx.doi.org/10.4185/RLCS-66-2011-926-101-129.

Masip, P. (2011). Los efectos del efecto ANECA: análisis de la producción española en comunicación en el Social Sciences Citation Index (1999-2009). En J. L. Piñuel, C. Lozano, & A. García-Jiménez (Eds.), Investigar la comunicación en España (pp. 649-663). Madrid: Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC).

Míguez, M. I., Baamonde, X. M., & Corbacho, J. M. (2014). A bibliographic study of public relations in Spanish media and communication journals, 2000-2012. Public Relations Review 40(5), 818–828. http://dx.doi.org/10.1016/j.pubrev.2014.08.002.

Moragas, M. de (2005). Investigación de la comunicación y política científica en España. Ponencia presentada a la Reunión Científica de la Sociedad Española de Periodística (SEP). Santiago de Compostela, mayo.

Piñeiro, T. (2016): La radio en la investigación comunicativa en España: una línea minoritaria para un medio mayoritario. Signo y Pensamiento 69, 30-48. http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.syp35-69.rice.

Piñuel, J. L., Lozano, C. & García-Jiménez, A. (Eds.) (2011). Investigar la comunicación en España. Madrid: Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC).

Repiso, R., Torres, D. & Delgado, E. (2011a). Análisis bibliométrico y de redes sociales en tesis doctorales españolas sobre televisión (1976/2007). Comunicar. Revista Científica de Comunicación y Educación 37, 151-159. http://dx.doi.org/10.3916/C37-2011-03-07.

Repiso, R., Torres, D. & Delgado, E. (2011b). Análisis de la investigación sobre Radio en España: una aproximación a través del análisis bibliométrico y de redes sociales de las tesis doctorales defendidas en España entre 1976-2008. Estudios sobre el Mensaje Periodístico 17(2), 417-429.          http://dx.doi.org/10.5209/rev_ESMP.2011.v17.n2.38123.

Saperas, E. (2016). Cuatro décadas de investigación comunicativa en España. Los procesos de institucionalización y profesionalización de la investigación. Disertaciones. Anuario Electrónico de Estudios en Comunicación Social 9(2), 27-45.      http://dx.doi.org/10.12804/disertaciones.09.02.2016.02.

Saperas, E. & Carrasco-Campos, Á. (2015). The operationalization of the concept of framing in the Journal of Communication (2009-2013). Objects of study, research techniques and theoretical construction. Communication & Society 28(4), 49-66.

       http://dx.doi.org/10.15581/003.28.4.49-66.

Soriano, J. (2008). El efecto ANECA. Comunicación presentada al I Congreso Internacional de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC). Santiago de Compostela, enero.

Zugasti, R. (2013). La investigación sobre Historia de la Comunicación Social en España: el caso de las revistas fuente de In-RECS (2002-2012). Historia y Comunicación Social 18, número especial (diciembre), 65-76. http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2013.v18.44312.

 


[1]  Este trabajo forma parte del proyecto 25 años de investigación sobre comunicación en España (1990-2015): producción científica, comunidad académica y contexto institucional, financiado por el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 (CSO2013-40684-P, http://www.incomes-25.es). Rebeca Martínez Fernández, becaria de investigación adscrita al proyecto, participó en la codificación de los artículos publicados en los años 2008, 2010, 2012 y 2014.

 

arriba
© Communication & Society - Facultad de Comunicación - Universidad de Navarra | www.unav.es | Contacto | Aviso legal | Mapa del sitio