COMMUNICATION-SOCIETY.COM ENGLISH VERSION
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
ÁREA DE USUARIOS

Nombre de Usuario: Contraseña:
Ok Deseo registrarmeHe olvidado mi contraseña
GoogleDENTRO DE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
VOL.
29(3)/
2016
Autor / Martin ELENA PhD Candidate. Department of Communication. Pompeu Fabra University. Spain.
Artículo / El posicionamiento de medios internacionales ante los movimientos sociales: CNN y Al-Jazeera English en la caída de Morsi
Contenidos /

1. Introducción

El fenómeno de las revoluciones democráticas en los países árabes ha generado una importante producción académica en el campo de las ciencias sociales y políticas, en las que se compara con otras revoluciones y transiciones democráticas que han afectado a conjuntos de países en poco tiempo, como por ejemplo la caída del Muro de Berlín. En este sentido, Hale habla de cambios de régimen en cascada, haciendo referencia al carácter transnacional de los procesos (Hale, 2013).

Es en las investigaciones centradas en los movimientos sociales donde las denominadas Primaveras Árabes han tenido un protagonismo destacado. Dado el carácter revolucionario del proceso y la importancia de medios sociales en su desarrollo, los estudios sobre lo ocurrido en los países árabes se enmarcan dentro de las investigaciones que analizaron en su momento las relaciones entre movimientos sociales y sus estrategias comunicativas, como por ejemplo el movimiento zapatista en 1994 (Castells, 2012), “the Battle of Seattle” durante las protestas contra la Organización Mundial del Comercio en 1999 (Rheingold, 2004), o la Revolución Verde de Irán en 2009 (Burns & Eltham, 2009).

También en el campo de la comunicación se ha generado una producción científica importante, ya que ha tenido un papel protagonista en estas revoluciones. Las revoluciones democráticas árabes como acontecimiento cumplen con los elementos que le otorgan valor periodístico dentro de la corriente del news value research, es decir, que lo convierten en una noticia internacional. Según los parámetros clásicos de Galtung y Ruge, quienes definieron los factores necesarios para que un hecho sea noticiable, como frecuencia,  umbral,  no ambigüedad, significación, consonancia, imprevisibilidad, continuidad, composición, elitismo, personificación y negatividad (Galtung & Ruge, 1965), encontramos presentes muchos de estos parámetros en el caso de las Primaveras Árabes.

Desde la inmolación del vendedor ambulante Mohamed Bouazizi, en la tunecina ciudad de Sidi Bouzid, las revoluciones democráticas árabes se han extendido por el norte de África. Empezaron en el 2010 y se han prolongado hasta nuestros días. Ha caído el gobierno de Ben Alí en Túnez, ha caído el gobierno de Gaddafi en Libia, ha caído el gobierno de Mubarak y Morsi en Egipto, y Siria se encuentra en plena guerra civil. En el resto de países árabes se han producido grandes protestas que en mayor o menor medida han afectado a los respectivos gobiernos. (Lotan et al., 2011)

Estas revueltas populares han sido capaces de derrocar gobiernos de corte autoritario, perpetrados en el poder durante décadas, y se han convertido en portada de los informativos de todo el mundo. Corresponsalías, enviados especiales y secciones internacionales han realizado una cobertura en directo de estas revoluciones. Distintos canales de noticias y periódicos, incluyendo los más destacados, como CNN y Al-Jazzera, le dieron prioridad a las noticias procedentes de Egipto durante todo el día. La programación fue interrumpida para transmitir las últimas noticias de las protestas en Egipto y muchos medios de comunicación cambiaron su posicionamiento durante este periodo. (AlMaskati, 2012: 343). Ante la relevancia informativa de dicho movimiento social presentamos esta investigación que tiene por objetivo analizar y comparar el posicionamiento de dos de las principales cadenas de televisión de información internacional, CNN y Al-Jazeera English en la cobertura informativa de la Primavera Árabe en Egipto.

La elección de la televisión como medio a analizar en esta investigación viene dada por ser el medio de comunicación preferido por los ciudadanos para informarse y por ser el que mayor alcance y repercusión tiene en la actualidad. (Eurobarometer, 2008; Ghannam, 2011; Kevin, Pelicanò, & Schneeberger, 2013; Pew Research Center, 2012). En este sentido, coincidimos con Borrat y Fontcuberta en el papel que juega la televisión hoy en día:

 

Cuando el ciudadano compra el diario ya se ha informado, a través de radio y televisión, de los últimos acontecimientos. El periódico ya no es necesario para suministrar noticias sino más bien para explicarlas y profundizarlas. Eso sí, es básico que el lector sienta esa necesidad ya que, como explicó MacLuhan, la televisión, a diferencia de la prensa, es un medio caliente cuya recepción no exige ningún esfuerzo. (Borrat & Fontcuberta, 2006: 35)

 

El por qué nos centramos en el análisis de la cadenas Al-Jazeera English y CNN, responde a que son las dos principales cadenas de cobertura en conflictos internacionales, líderes de audiencia y con una clara voluntad de crear marcos informativos de alcance global (Kevin et al., 2013; Pew Research Center, 2012; Valassopoulos, 2012).

La CNN es la principal cadena norteamericana en cuanto a cobertura internacional (Pew Research Center, 2012). Pionera en la información internacional con su prestigioso programa CNN World Report, en antena desde la década de los 80. Ejemplo de la importancia de esta cadena es la expresión CNN effect, utilizada por Freedman para referirse a la ubicuidad del canal, con corresponsales en todo el mundo, siendo un referente informativo en la Guerra del Golfo de 1991 (Robinson, 2005).

Al-Jazeera English es una cadena qatarí con una misión informativa global pero con un alto grado de especialización en cuanto a la agenda informativa de los países árabes y musulmanes. Tiene una amplia cobertura satelital que le otorga presencia internacional. (Kevin et al., 2013; Miles, 2006; Valassopoulos, 2012). ¿Por qué Al-Jazeera English y no Al-Jazeera Arabic? A priori, se puede entender como una limitación de la investigación por cuestiones idiomáticas, y de hecho lo es, pero encontramos estudios comparativos entre Al-Jazeera Arabic y Al-Jazeera English que revelan que no son tantas las diferencias entre ambas versiones de la misma cadena, a parte del idioma (Fahmy & Al Emad, 2011). En este sentido, los corresponsales Ayman Mohyeldin y Josh Rushing declaraban sobre la relación entre Al-Jazeera English y Al-Jazeera Arabic, que se trata virtualmente de la misma cadena, en la que se comparten contenidos y responden al mismo director general (Meltzer, 2013). Por otro lado, encontramos investigaciones que destacan las diferencias entre ambas cadenas. El director de Al-Jazeera English, Al Anstey, en 2010 argumentaba que Al-Jazeera English no es una simple traducción de Al-Jazeera Arabic, sino que es una cadena completamente independiente, con voluntad de diferenciarse de su versión en árabe (Loomis, 2009; Zayani, 2008).

Su financiación procede de la publicidad y de las aportaciones del Emir de Qatar. La disponibilidad de recursos le ha permitido estar presente en todos los puntos calientes del planeta, con una red de corresponsales y enviados especiales, muchos de ellos procedentes de la BBC.

Por lo que respecta al ámbito geográfico del estudio, de entre todos los países árabes que han tenido movimientos sociales como protagonistas, la elección de Egipto viene determinada por ser la nación árabe con mayor repercusión mediática internacional. Más allá del interés que puede despertar una revuelta popular o un cambio de gobierno en la sección internacional de cualquier medio de comunicación, lo que sucede en Egipto afecta a zonas sensibles de la geopolítica internacional. Son estas repercusiones internacionales las que provocan un alto grado de interés mediático, sobre todo en el Mundo Árabe y Estados Unidos (Segura, 2002).

Las repercusiones en el mundo árabe son fruto del importante peso de Egipto en la región. Fue fundador de la Liga Árabe en 1945 y es el país más poblado de la zona con más de 80 millones de habitantes. La revolución iniciada en la Plaza Tahrir no es una revolución aislada, se enmarca en el conjunto de alzamientos populares del norte de África, pero uno de los hechos relevantes que destaca por encima de otras revueltas es que las protestas consiguen derrocar al gobierno en dos ocasiones. El caso egipcio presenta una evolución incierta, se trata de un proceso aún abierto y complejo, en el cual toman parte diferentes actores que se han visto obligados a modificar su posicionamiento inicial con el devenir de los hechos (Lotan et al., 2011).

Entre las repercusiones internacionales destaca el impacto económico que tiene la inestabilidad en los países árabes. La dependencia energética del petróleo, con el Canal de Suez como vía de abastecimiento hacia el Mediterráneo, preocupa a los gobiernos de la zona. Por otro lado, como ya hemos comentado, estas revueltas no son aisladas, se han extendido por la ribera sur del Mediterráneo, generando inestabilidad política que ha desembocado en conflictos bélicos, comerciales y migratorios (Tagma, Kalaycioglu, & Akcali, 2013). El último factor de repercusión internacional es la relación con Estados Unidos. Partiendo del conflicto arabo-israelí, Egipto se había convertido, desde la etapa de Al-Sadat en los años setenta, en aliado de Estados Unidos y garante de la seguridad de Israel, principal aliado norteamericano en la zona (Jellissen, 2012; McDermott, 2013; Segura, 2002; Tagma et al., 2013).

Para el desarrollo y viabilidad del estudio, hemos planteado la delimitación temporal de nuestro objeto de estudio. Hemos elegido el mes de la caída del Presidente Mohamed Morsi, del 1 al 31 de julio de 2013, con la caída de Morsi en la primera semana del periodo analizado. De este modo pretendemos analizar el posicionamiento de las cadenas seleccionadas días antes y después de un hecho excepcional como es un golpe de estado militar (Grossi, 1981).

La elección de la caída del gobierno de Mohamed Morsi es interesante para analizar ya que se trata de un hecho excepcional reciente, poco investigado y viene precedido por otro cambio inesperado de gobierno, como fue la caída de Mubarak en 2011. Sobre los hechos del 2011 abundan las investigaciones y análisis, las cuales nos servirán para conocer el estado de la cuestión y la evolución del conflicto, pero no para comparar ambos hechos, puesto que estas investigaciones presentan diferencias significativas. A parte de tratar un periodo anterior, no se centran en las mismas cadenas que analizamos en el presente estudio.

Podemos resumir otras diferencias contextualizando. La caída de Mubarak fue propiciada tras dos semanas de protestas contra un gobierno de corte autoritario, perpetrado en el poder durante 30 años, mediante elecciones limitadas y en estado de excepción desde los años 80. La oposición a Mubarak reunía a islamistas y laicos, quedando definidos dos bandos bien diferenciados con intereses contrapuestos. Por otro lado, el gobierno de Morsi fue el primero elegido en unas elecciones libres y fue depuesto por el ejército un año después de su nombramiento, tras semanas de protestas entre partidarios y opositores del presidente. En este sentido la oposición laica a Morsi y las fuerzas del antiguo régimen se enfrentaban al gobierno electo, pero con objetivos poco definidos y no siempre coincidentes. Ante esta nueva situación Fontana argumenta:

 

Quienes atentos tan solo al espectáculo de la plaza Tahrir, a las publicaciones en Facebook y a otras manifestaciones de la protesta que se televisaba al mundo, pensaron que la docena de partidos laicos que competían por el poder iban a obtener mayoría de votos, ignorando la actuación a largo plazo de los islamistas, que eran quienes durante años habían mantenido los únicos centros de sanidad que podían encontrarse en las zonas más míseras, y quienes ayudaban a las familias pobres que mandaban sus hijos a la escuela (Fontana, 2013: 100).

 

Es por ello que resulta interesante abordar el tratamiento que recibe esta oposición desde los medios de comunicación. Una vez justificado el objeto de estudio, para conseguir nuestros objetivos nos plantemos las siguientes preguntas de investigación:

 

-PI1: ¿Cuáles son los marcos referenciales de la CNN y Al-Jazeera English en el conflicto de Egipto?

-PI2: ¿Existen diferencias entre el enfoque informativo de CNN y Al-Jazeera English en el conflicto de Egipto?

-PI3: ¿Las cadenas analizadas presentan marcos referenciales estables o presentan cambios durante la evolución del conflicto?

 

 

 

2. Estado de la cuestión

Analizar las noticias emitidas a partir de la selección de un hecho excepcional, siguiendo la teoría de Grossi, implica el reconocimiento de los medios de comunicación como generadores de esquemas, o marcos públicos de referencia (Grossi, 1981). Estos esquemas son los que nos ayudaran a identificar el posicionamiento de las cadenas analizadas. Los esquemas generados por los medios, socialmente reconocidos y legitimados, son una parte fundamental de la construcción social de la realidad (Berger & Luckmann, 1968). Los marcos generados por los medios, concretamente los informativos, según Tuchman se construyen mediante una interpretación de la realidad a partir de los marcos individuales del periodista y los marcos colectivos de la organización para la que trabaja (Tuchman, 1978). Se trata de la adaptación del concepto sociológico de frame (Goffman, 1974) a la investigación en comunicación.

Esta adaptación se ajusta a los objetivos de nuestra investigación. Al analizar el posicionamiento de dos cadenas, entendemos que cada cadena genera sus propios esquemas y que estos son creados fruto de una interpretación individual y colectiva de los hechos. En la interpretación individual queda implícita la subjetividad del periodista, desestimando el paradigma objetivista del positivismo en la creación de noticias. Pero también es importante la interpretación colectiva, donde la línea editorial de cada cadena puede acabar conformando cómo se enfoca la realidad representada. Encuadrar es seleccionar algunos aspectos de la realidad percibida y hacerlos más prominentes en un texto comunicativo, de manera que promuevan definiciones particulares de los problemas, interpretaciones causales, evaluaciones morales y/o recomendaciones para el tratamiento del asunto descrito (Entman, 1993: 52).

Tras la revisión de artículos académicos publicados sobre las revoluciones democráticas de los países árabes, hemos detectado que existen frames coincidentes. Tanto aquellas investigaciones socio-políticas que definen los marcos referenciales de las protestas en Egipto del 2011 (Clarke, 2013), como aquellas investigaciones que definen los marcos detectados en medios de comunicación (Fornaciari, 2011; Hamdy & Gomaa, 2012), siguen una misma tendencia. Siguiendo la definición de frame de Entman hemos agrupado los frames dominantes detectados en “definición del problema”, “interpretación causal”,  “evaluación moral” y “posibles soluciones” (Entman, 1993).

En cuanto a la definición del problema, el frame dominante en las investigaciones revisadas es el de “revolución” (Clarke, 2013; Fornaciari, 2011; Hale, 2013; Hamdy & Gomaa, 2012; Seigneurie, 2012; Singerman, 2014). También es importante la definición de problema como “transnacional”. Aunque todos los estudios enmarcan a Egipto dentro de las Primaveras Árabes y no como fenómeno diferenciado, cabe destacar la responsabilidad que se le otorga a la cadena Al-Jazeera en la construcción de este marco de definición (Cottle, 2011; Hale, 2013; Lim, 2013).

La interpretación causal presenta menos homogeneidad, pero podemos destacar dos frames causales dominantes en los artículos precedentes: “condiciones económicas” (Clarke, 2013; Hamdy & Gomaa, 2012; Seigneurie, 2012) y “falta de democracia” (Cottle, 2011; Hale, 2013; Seigneurie, 2012; Singerman, 2014). Un tercer frame causal, en ocasiones difícil de diferenciar del de falta de democracia es el frame de “derechos humanos”, más relacionado con condiciones sociales del día a día, la situación de la mujer o la represión policial, y no tanto en organización política y legislación. Encontramos una identificación con las protestas en cuanto a la evaluación moral con el frame de “legitimidad”, con indicadores como justicia, resistencia, reconocimiento internacional, compromiso y no violencia entre otros (Cottle, 2011; Hale, 2013; Hamdy & Gomaa, 2012; Seigneurie, 2012; Singerman, 2014). Finalmente, como posibles soluciones encontramos el frame “cambio de régimen” (Hale, 2013; Singerman, 2014).

 

3. Metodología

Para identificar los distintos frames, en nuestra investigación metodológicamente recurriremos a un análisis de contenido de tipo cualitativo. Mediante un análisis de las noticias seleccionadas, organizaremos el contenido en diferentes categorías predefinidas, teniendo en cuenta frecuencia, énfasis, selección o exclusión, pero también valoraremos el contexto y el emisor entre otros aspectos. Nos adaptaremos al modelo metodológico bottom-up, según el cual, tras la recogida de información previa, la revisión documental existente y el análisis de la muestra, identificaremos un conjunto de frames preliminares. A partir de los frames preliminares procederemos a la construcción de los frames dominantes, cada uno de ellos con sus propios indicadores característicos.

La selección de las unidades analizadas se realizó mediante la recopilación de piezas de vídeo procedentes de informativos en los portales web de las cadenas analizadas y sus respectivos canales en YouTube. Cabe destacar que la obtención de la muestra a través de los canales online de las respectivas cadenas, conlleva la limitación de visionar las piezas informativas aisladas. Es decir, sin la presentación introductoria del periodista desde el plató. El procedimiento constó de una búsqueda limitada entre el 1 y el 31 de julio del 2013, con la palabra clave “Egypt”. La búsqueda nos proporcionó cerca de 400 resultados, de los cuales eliminamos aquellos que pertenecían a programas especiales y resultados duplicados, para quedamos con aquellas piezas editadas pertenecientes a informativos. La decisión de descartar reportajes especiales responde al objetivo de buscar el posicionamiento de la cadena. Dicho posicionamiento lo identificamos con más claridad en piezas informativas cortas que en reportajes especiales, donde se da cabida a más variedad de marcos interpretativos, ya que suelen incluir la participación de diferentes sectores implicados.

La CNN nos proporcionó 97 unidades de análisis y Al-Jazeera English 60. Tras el visionado de las piezas se realizó una lista de palabras clave, conceptos recurrentes e imágenes mostradas u omitidas, a partir de las cuales hemos inferido los frames dominantes correspondientes.

 

 

Gráfico 1. Número de piezas informativas analizadas por día

 

 

 

Fuente: elaboración propia

 

 

 

3. Análisis y resultados

 

3.1. Al-Jazeera English

La definición del problema según Al-Jazeera English viene encuadrada como división nacional y crisis, mostrando en cada pieza informativa imágenes y voces de las dos partes enfrentadas en un periodo inicial. Con la evolución del conflicto, tras la detención del presidente Morsi, sus partidarios y los Hermanos Musulmanes van ganando protagonismo en las noticias analizadas. En todas las conexiones en directo el corresponsal realiza su crónica con las manifestaciones pro-Morsi de fondo. La definición pasa a ser de golpe de estado militar, con fuerte presencia del ejército y refiriéndose al presidente Morsi como democráticamente electo. También destaca el incremento de la violencia a partir del golpe de estado militar y las detenciones de miembros pro-Morsi de los Hermanos Musulmanes. Internacionalmente Al-Jazeera English enmarca el conflicto en los países árabes. Estableciendo la misma división en la que se encuentra Egipto, entre pro-Morsi, con Túnez, Qatar, Turquía o Palestina, y anti-Morsi, respaldando la acción del ejército, con Siria, Arabia Saudí, Unión de Emiratos Árabes y Kuwait. Estos tres últimos son destacados además de por su apoyo al golpe, por financiar económicamente al nuevo gobierno surgido. En ningún caso se habla de injerencia norteamericana, aunque se recuerda que siguen haciendo su aportación económica anual al ejército egipcio.

La interpretación causal dominante de Al-Jazeera English es el frame de poder del ejército como responsable de los hechos. Se trata de un enfoque poco desarrollado ya que no se profundiza en las causas del conflicto. Las noticias son más descriptivas que interpretativas y el por qué tiene poca presencia. De este modo, la evaluación moral al enfatizar el poder del ejército, sus relaciones con el antiguo régimen de Mubarak, la legitimidad democrática del presidente Morsi, la definición como golpe de estado, la violencia y la censura informativa, nos da una valoración negativa del ejército.

Al-Jazeera English como posibles soluciones no propone líneas de actuación claras. Se destaca que el golpe provoca confusión y falta de liderazgo. Sin primer ministro y con un presidente desconocido, elegido por el ejército, se deslegitima el golpe como solución al problema existente. En las piezas informativas que se refieren a negociación, reconciliación o transición para solucionar el conflicto, se pone de manifiesto que son propuestas de un gobierno interino no electo y que los Hermanos Musulmanes no participan en ellas. El frame dominante en el conflicto por parte de Al-Jazeera English es el de poder del ejército, el cual vuelve a controlar la política egipcia como ya hacía antes del levantamiento de la Plaza Tahrir contra Mubarak en el 2011[1].

 

3.2. CNN

La CNN define el problema primero como crisis y luego como golpe de estado, aunque en la definición de golpe se plantea un interesante debate, ya que los periodistas insisten en esta definición, mientras que oposición, ejército y la Casa Blanca se oponen a definirlo como tal. A nivel de repercusiones internacionales del conflicto, la CNN sólo establece el frame estadounidense, con las reacciones de la Casa Blanca y la preocupación por Egipto como aliado árabe más destacado en la zona. Se destacan las millonarias ayudas militares que recibe el ejército egipcio por parte de los Estados Unidos, que en caso de reconocer el derrocamiento de Morsi como golpe de Estado, deberían cesar según los acuerdos firmados. De hecho, las noticias del 27 y 28 de julio destacan la paralización del envío de aviones de combate F-16, por parte de Estados Unidos al gobierno egipcio, ante la evolución incierta del conflicto.

El frame dominante de interpretación causal en la CNN es el de aislamiento del gobierno[2]. Mohamed Morsi sólo ha gobernado para sus electores, ha ignorado a la oposición política y no ha contado con el apoyo de policía y ejército, que siguen siendo las instituciones más poderosas del país, lideradas por las mismas élites que en la época de Mubarak. En un segundo nivel de interpretación causal encontramos el frame de crisis económica, donde destacan los indicadores de empeoramiento de la situación económica y falta de suministros energéticos como gasolina, agua o electricidad. La inseguridad es un tercer frame de interpretación causal, con indicadores como incremento de la violencia, disturbios con muertos y heridos y ausencia de policía antes del golpe.

La evaluación moral de la CNN es el aspecto que presenta más matices, si bien se defiende de manera positiva la legitimidad democrática del gobierno derrocado de Mohamed Morsi, y la actuación del ejercito es definida negativamente como golpe de estado, se puede inferir que el golpe de estado era la única salida viable a una situación de crisis política estancada, de la cual era responsable el gobierno, por su incapacidad de dialogar con la oposición, y que sólo el ejército tenía la capacidad de desbloquear. Como posibles soluciones se propone celebrar unas nuevas elecciones donde se representen todos los sectores de la sociedad egipcia, islamistas incluidos, pero se resalta que los Hermanos Musulmanes rechazan participar en cualquier tipo de negociación con el gobierno surgido del golpe. A diferencia de las anteriores elecciones, para solucionar el conflicto, el vencedor de los futuros comicios tiene que hacer partícipe a la oposición de la acción de gobierno.

Del tratamiento informativo que la CNN hace del conflicto podemos extraer un frame dominante de segunda etapa de la revolución. En el cual el golpe de estado es un hecho negativo pero necesario en la transición hacia una nueva democracia en Egipto, tras una primera experiencia de gobierno islamista democráticamente elegido, que ha fracasado, fruto de su inexperiencia. Se niega la capacidad del islamismo político para gobernar.

 

 

Tabla 1. Principales palabras clave y conceptos recurrentes

CNN

Al-Jazeera English

Ejército (33%)

Poder del ejército (23%)

Golpe de Estado (33%)

Manifestaciones pro-Morsi (21%)

Violencia (27%)

Golpe de Estado (16%)

Crisis económica (19%)

División nacional (6%)

Recuperar democracia (15%)

Legitimidad democrática (5%)

División nacional (13%)

Guerra civil (5%)

                            Fuente: Elaboración propia

 

3.3. Diferencias entre Al-Jazeera English y CNN

Una vez respondida nuestra primera pregunta de investigación (PI1) e identificados los frames dominantes de cada cadena en el conflicto, analizamos las diferencias que existen entre ellas, dando respuesta a la segunda pregunta de investigación (PI2). Cabe destacar que las diferencias encontradas son significativas, pero analizando el hecho en conjunto, ambas cadenas lo enmarcan como un golpe de estado, en el cual se destituye al presidente democráticamente elegido. Por lo que a grandes rasgos podemos hablar de un marco referencial común.

En la primera etapa analizada del conflicto, la que precede al golpe de estado, es remarcable como Al-Jazeera English enfatiza el concepto de división, mostrando siempre las dos partes enfrentadas. En la CNN, las manifestaciones de la oposición salen sobrerrepresentadas y los seguidores de Morsi apenas tienen presencia, con lo que se interpreta que el conflicto afecta a una sola parte. Es a partir del golpe de estado que Al-Jazeera English le da más minutos de antena a las manifestaciones pro-Morsi, destacando siempre su carácter pacífico. En esta línea, el 31 de julio, Al-Jazeera English emite una noticia en la cual pone en duda que las manifestaciones anti-Morsi previas al golpe fuesen tan masivas como informaban los medios[3]. Tras el golpe la CNN también incluye las manifestaciones pro-Morsi en sus crónicas, pero sin dejar de mostrar las manifestaciones a favor del ejército.

Como ya hemos visto en la identificación de frames, Al-Jazeera English no profundiza en las causas, mientras que la CNN destaca las causas económicas, la mala gestión y la poca experiencia democrática del gobierno. Ambas cadenas definen al gobierno como democráticamente elegido, pero la CNN a través de expertos y políticos, define que la democracia no consiste sólo en votar, sino que por encima del voto están las libertades civiles y la gestión del gobierno. Para la CNN Morsi no ha gestionado bien el poder, ha sido democráticamente elegido, pero no ha gobernado democráticamente. De este modo, no se legitima, pero sí se justifica el golpe de estado.

Otra diferencia destacable es la percepción de la violencia. Al-Jazeera English destaca la violencia a partir del golpe de estado. Antes del golpe se habla de muertos y heridos, pero levemente, mientras que tras el golpe vemos escenas de violencia y sangre, con los islamistas como víctimas del ejército. Se desprende la idea que el golpe ha aportado inestabilidad y violencia al conflicto. En la CNN también se percibe un aumento de violencia tras el golpe, aunque más focalizado en las protestas de los islamistas que en la represión del ejército. Antes del golpe la CNN transmite sensación de inestabilidad e inseguridad, ya que ni policía ni ejército se encuentran en las calles durante las protestas, puesto que no están a las órdenes de un gobierno débil. Cuando la CNN habla de muertos y heridos, siempre especifica que son de ambos bandos, como en la masacre del 8 de julio, en la que murieron 50 islamistas y un oficial, aunque deja en el aire la autoría de dichas muertes por la gran confusión de los hechos y argumenta la versión del gobierno en la cual un manifestante armado justifica la represión policial[4]. En este ejemplo concreto Al-Jazeera English ilustra con testigos presenciales que los 50 manifestantes muertos han caído por balas de la policía[5]. Al igual que la CNN, Al-Jazeera English da cabida a la versión oficial de los hechos, pero remarcando que se trata de la versión de la televisión oficial, afín a los intereses del ejército.  

A nivel internacional vemos como cada cadena orienta el conflicto en distintos escenarios. Al-Jazeera English se centra en países árabes y CNN en EE.UU. Cabe destacar la sobrerrepresentación del peso de EE.UU. sobre el conflicto por parte de la CNN, con un gran número de piezas informativas. Esta tendencia panarabista de Al-Jazeera English, ya comentada anteriormente, es vista por el ejército como negativa y pro islamista. Con Mubarak el ejército procedió al cierre de Al-Jazeera Arabic durante las revueltas del 2011 y en esta ocasión vuelve a suceder tras el golpe, poniendo de manifiesto el enfrentamiento entre Al-Jazeera y el ejército egipcio[6]. El resto de cadenas occidentales, encabezadas por la CNN, sufren incidentes pero siguen emitiendo. Henry Hale define el posicionamiento de Al-Jazeera como defensora de las protestas:

Al-Jazeera no sólo llegó a abarcar prácticamente todo el mundo árabe en su cobertura durante la década del 2000, también elaboró a través de su política editorial un marco específico favorable al árabe de la calle, en pie contra los regímenes corruptos y no representativos, un marco que luego se impuso durante la cobertura de los levantamientos árabes del 2011 (Hale, 2013: 340).

Finalmente, constatando diferencias, es interesante destacar el tratamiento informativo. Las noticias de la CNN son crónicas principalmente interpretativas, acercándose incluso a la opinión. Son frecuentes las intervenciones de expertos opinando, del mismo modo también encontramos correcciones de los periodistas ante declaraciones de protagonistas que se oponen a la propia interpretación de la cadena. Al-Jazeera English también ofrece crónicas interpretativas, pero a diferencia de la CNN, están más cerca de la descripción que de la opinión.

 

Tabla 2. Frames dominantes

FRAMES

INVESTIGACIONES

Enero 2011

CNN

Julio 2013

Al-Jazeera English

Julio 2013

DEFINICIÓN

PROBLEMA

Revolución

Crisis y

Golpe de Estado

División nacional, crisis y Golpe de Estado Militar

INTERPRETACIÓN

CAUSAL

Condiciones económicas y falta de democracia

Aislamiento Morsi

Poder del ejercito

EVALUACIÓN

MORAL

Legitimidad revolución

Golpe necesario

Golpe negativo

POSIBLES

SOLUCIONES

Cambio de régimen

Nuevas elecciones

Futuro incierto

FRAME DOMINANTE

Revolución democrática

2ª etapa revolución

Poder del ejercito

Fuente: Elaboración propia

 

3.4. Evolución de los frames

De la evolución o estabilidad de los frames de cada cadena, planteada en la tercera pregunta de investigación (PI3), podemos afirmar que las cadenas han mantenido unos frames estables, principalmente Al-Jazeera English, con un posicionamiento pro democrático y anti militar. Por parte de la CNN percibimos una pérdida progresiva de peso del frame de legitimidad democrática del gobierno. Poco a poco se van enfatizando los errores cometidos por Morsi, incluso se llegan a relacionar a los Hermanos Musulmanes con Al-Qaeda y el terrorismo yihadista. Otro frame que evoluciona tímidamente en la CNN es el de legitimidad del ejército. Empiezan como garantes del orden y la estabilidad nacional, para luego, tras el golpe perder legitimidad, ante los excesos represivos y las muertes de manifestantes pro-Morsi.

Aunque el cambio más interesante es del frame golpe para definir el conflicto. En la primera semana del mes analizado encontramos más que una evolución una pugna, un frame contest (Ryan, 1991) para establecer el frame dominante. La CNN lo define como golpe desde los inicios, pero la sobrerrepresentación de la oposición y el ejército, negando la definición de golpe, y el cambio de posicionamiento de la Casa Blanca, hablando primero de golpe, para luego evitar la palabra, producen un interesante debate, en el cual los periodistas de la CNN se mantienen firmes en el concepto golpe. Se acaba usando tanto la palabra, para definir y para negar, que ocurre como con el elefante de Lackoff: es imposible no pensar en él (Lackoff, 2007). Al-Jazeera English siempre define el conflicto como golpe de estado, aunque también da cabida a interpretaciones que niegan el concepto cuando se da voz a portavoces de la oposición, que destacan el apoyo popular del ejército.

 

4. Discusión y conclusiones

La cobertura de Al-Jazeera English ha sido inicialmente equilibrada, dando voz y presencia a todos los actores en conflicto. Posteriormente, a partir del golpe de estado, se ha posicionado de parte del gobierno legítimo derrocado, dándole una presencia mayor al discurso pro-Morsi. El hecho de darle un trato descriptivo a la información presenta el inconveniente de ser poco profundo en el análisis de las causas y consecuencias. Por otro lado, siguiendo esta línea poco interpretativa, hemos observado como Al-Jazeera English ha necesitado menos minutos para la explicación del conflicto que la CNN. El debate abierto sobre la cadena árabe se centra en si su posicionamiento es pro arabista o pro islamista. A pesar de definirse como una cadena global de informativos, vemos como las repercusiones internacionales del conflicto se centran en los países árabes. Por ello, tras esta investigación sí que podemos identificar una tendencia hacia el islamismo democrático. Son significativos los problemas de censura que ha afrontado la cadena, siempre bajo gobiernos autoritarios autoproclamados árabes.

La cadena norteamericana ha presentado una cobertura extensiva de varias horas de emisión, analizando en profundidad causas y efectos del conflicto, pero como ya hemos comentado en los resultados, con una interpretación más cercana a la oposición del presidente Morsi y a la vez ha mantenido cierta distancia con el ejército. El hecho de contar con expertos y analistas le ha dado un peso importante a la opinión como género periodístico dentro de las noticias. Esta práctica periodística se puede entender como voluntad de profundizar en la información, pero también puede ser entendida como voluntad de transmitir determinado punto de vista.

Cabe destacar la independencia informativa de la CNN respecto a la línea del gobierno norteamericano, manteniendo posturas divergentes ante el concepto de golpe, negado por la Casa Blanca y reafirmado por la CNN, o enfatizando la relación económica entre gobierno de EE.UU. y ejército egipcio. Estos datos son comprometidos ya que tanto la cadena como la administración Obama pretenden mantener cierta distancia ante el ejército golpista. De hecho la omisión de la palabra golpe por parte del gobierno de EE.UU. responde a la relación explícita que mantiene con su mayor aliado árabe en el próximo oriente. EE.UU. no quiere que se identifique con un gobierno golpista y anti demócrata, pero tampoco quiere dejar de financiar a su principal aliado árabe. El reconocimiento del golpe como tal implica el cese de las ayudas por ley como explican altos mandos del ejército estadounidense. La CNN no lo relaciona directamente pero podemos inferir que el poder del ejército egipcio viene dado por las aportaciones económicas norteamericanas (1.500 millones de dólares anuales), con lo que se podría entender que el ejército egipcio no actúa libremente al margen de la Casa Blanca.

De todos modos son más las coincidencias que las diferencias en el posicionamiento entre ambas cadenas. Las dos defienden la democracia como modelo de estado y rechazan el golpe de estado como método para llegar al poder, aunque para la CNN, religión y política deben separarse, negando así la capacidad de los Hermanos Musulmanes y del islamismo político en general para llegar al poder. La transición hacia la democracia en Egipto no es vista como un proceso lineal de progreso ininterrumpido, sino que hechos como el actual golpe de estado son vistos como pequeños retrocesos en el desarrollo global del conflicto. Estos retrocesos vienen dados por las dinámicas de poder en Egipto, donde el ejército continúa estando al mando muy por encima de las protestas ciudadanos. En Egipto los cambios de gobierno sólo se llevan a cabo bajo consentimiento militar, quien ha gobernado ha tenido al ejército de su lado.

 

Referencias

AlMaskati, N.A. (2012). Newspaper coverage of the 2011 protests in Egypt. International Communication Gazette 74(4), 342–366.

Berger, P.L. & Luckmann, T. (1968). La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu.

Borrat, H. & Fontcuberta, M. (2006). Periódicos: sistemas complejos, narradores en interacción. Buenos Aires: La Crujía.

Burns, A. & Eltham, B. (2009). Twitter free Iran: an evaluation of Twitter’s role in public. Diplomacy and Information Operations in Iran’s 2009 election crisis. Record of the Communications Policy & Research Forum, 298-310.

Castells, M. (2012). Networks of Outrage and Hope: Social Movements in the Internet Age. Cambridge: Polity Press.

Clarke, K. (2013). Aish, Huriyya, Karama Insaniyya: Framing and the 2011 Egyptian Uprising. European Political Science 12(2), 197–214.

Cottle, S. (2011). Media and the Arab uprisings of 2011: Research notes. Journalism 12(5), 647–659.

Entman, R.M. (1993). Framing: Toward Clarification of a Fractured Paradigm. Journal of Communication 43(4), 51–58.

European Commission (2008). Eurobarometer. E-Communications Household Survey. Brussels: European Commission.

Fahmy, S.S., & Al Emad, M. (2011). Al-Jazeera vs Al-Jazeera: A comparison of the network’s English and Arabic online coverage of the US/Al Qaeda conflict. International Communication Gazette 73(3), 216–232.

Fontana, J. (2013). El futuro es un país extraño. Barcelona: Pasado&Presente.

Fornaciari, F. (2011). Framing the Egyptian Revolution: A content analysis of Al Jazeera English and the BBC. Journal of Arab & Muslim Media Research 4(2+3), 223–235.

Galtung, J. & Ruge, M. (1965). The Structure of Foreign News. The presentation of the Congo, Cuba and Cyprus crises in four Norwegian newspapers. Journal of Peace Research 2, 64-91.

Ghannam, J. (2011). Social Media in the Arab World : Leading up to the Uprisings of 2011. Washington: CIMA.

Grossi, G. (1981). Professionalità e casi eccezionali. Problemi dell'Informazione 6(1), 71-86.

Hale, H.E. (2013). Regime Change Cascades: What We Have Learned from the 1848 Revolutions to the 2011 Arab Uprisings. Annual Review of Political Science 16(1), 331–353.

Hamdy, N., & Gomaa, E.H. (2012). Framing the Egyptian Uprising in Arabic Language Newspapers and Social Media. Journal of Communication 62(2), 195–211.

Jellissen, S.M. (2012). Book Review: Elections and Distributive Politics in Mubarak’s Egypt. Comparative Political Studies 45(4), 535–539.

Kevin, D., Pelicanò, F. & Schneeberger, A. (2013). Television News Channels in Europe. Brussels: European Commission.

Lakoff, G. (2007). No pienses en un elefante: lenguaje y debate político. Madrid: Complutense.

Lim, M. (2013). Framing Bouazizi: “White lies”, hybrid network, and collective/connective action in the 2010-11 Tunisian uprising. Journalism 14(7), 921–941.

Loomis, K.D. (2009). A Comparison of Broadcast World News Web Pages: Al Jazeera English, BBC, CBS, and CNN. Electronic News 3(3), 143–160.

Lotan, G., Graeff, E., Ananny, M., Gaffney, D., Pearce, I. & Boyd, D. (2011). The Arab Spring The Revolutions Were Tweeted: Information Flows during the 2011 Tunisian and Egyptian Revolutions. International Journal of Communication 5, 1375-1405.

McDermott, A. (2013). Egypt from Nasser to Mubarak. New York: Taylor & Francis.

Meltzer, K. (2013). The US launch of Al Jazeera English in Washington, DC: An analysis of American media coverage. Journalism, 14(5), 661-677.

Miles, H. (2006). Al Jazeera. How Arab TV News Challenged the World. London: Abacus.

Pew Research Center (2012). In Changing News Landscape, Even Television is Vulnerable. Washington: Pew Research Center.

Rheingold, H. (2004). Multitudes inteligentes. La próxima revolución social (Smart Mobs). Barcelona: Gedisa.

Robinson, P. (2005). The CNN Effect: The Myth of News, Foreign Policy and Intervention. New York: Taylor & Francis.

Ryan, C. (1991). Prime Time Activism: Media Strategies for Grassroots Organizing. Boston: South End Press.

Segura, A. (2002). Aproximación al mundo islámico: desde los orígenes hasta nuestros días. Barcelona: UOC.

Seigneurie, K. (2012). Discourses of the 2011 Arab Revolutions. Journal of Arabic Literature 43(2-3), 484–509.

Singerman, D. (2014). Youth, Gender, and Dignity in the Egyptian Uprising. Journal of Middle East Women's Studies 9(3), 1–27.

Tagma, H.M., Kalaycioglu, E. & Akcali, E. (2013). “Taming” Arab social movements: Exporting neoliberal governmentality. Security Dialogue 44(5-6), 375–392.

Tuchman, G. (1978). Making News. New York: Free Press.

Valassopoulos, A. (2012). Beyond Al-Jazeera. New Formations 76(1), 143–147.

Zayani, M. (2008). Arab media, corporate communications, and public relations: The case of Al Jazeera. Asian Journal of Communication 18(3), 207–222.

 

 


[1] Noticia Al-Jazeera English 18/07/2013: https://www.youtube.com/watch?v=aoRfY0quzUk

[2] Noticia CNN 04/07/2013: http://edition.cnn.com/videos/world/2013/07/03/intl-morsy-military-bluff-sabra-intv.cnn

[3]  Noticia Al-Jazeera English 31/07/2013: https://www.youtube.com/watch?v=J5IadhVPvMs

[4] Noticia CNN 09/07/2013: https://www.youtube.com/watch?v=LK1iUGMSMLk

[5] Noticia Al-Jazeera English 09/07/2013: https://www.youtube.com/watch?v=QJimnmdFjcA

[6] Noticia Al-Jazeera English

05/07/2013: http://www.aljazeera.com/news/middleeast/2013/07/201374223725841263.html

arriba
© Communication & Society - Facultad de Comunicación - Universidad de Navarra | www.unav.es | Contacto | Aviso legal | Mapa del sitio