-Sabes, me cansé del mundo. Así de sencillo-. De pie, en la noche fría, Roger comienza a relatarte lo harto que estaba de la vida mundana entre los seres humanos, y que lo único que quería es que le dejaran en paz para leer, pero los otros humanos no dejaban de pedirle cosas.

 

Ahora que es un Gul, como se llaman ellos, vive como quiere. No necesita dinero, no tiene que vestirse formalmente para comer, y puede leer cuando quiera, de día y de noche.

 

Pero los gules van a cerrar la entrada del cementerio y sólo le queda una noche para obtener algunos libros más. Hay tanto que ver y experimentar en el mundo subterráneo, que está planeando escribir un libro sobre sus experiencias.

 

Entonces, ¿no vas a volver?