Shock Hipovolémico



Todos lo tejidos del cuerpo humano necesitan nutrientes y oxígeno para mantener sus funciones. Los tejidos obtienen esos nutrientes de la sangre, que fluye a lo largo de todo el cuerpo impulsada por el corazón. Al estado en el que los tejidos no obtienen el aporte necesario de sangre se le denomina shock. Hay varios tipos de shock según sus causas y sus mecanismos. En esta sección vamos a hablar sobre el shock hipovolémico.
El shock hipovolémico es un estado de insuficiente aporte de sangre a los tejidos causado por una pérdida masiva de volumen sanguíneo, generalmente por una hemorragia (interna o externa), aunque también puede ser causado por vómitos y diarreas exagerados.
Los signos que nos pueden hacer sospechar que una persona ha entrado en shock hipovolémico son:

Palidez (color de la piel parecido a la cera): La sangre da un color rosáceo a la piel, si se pierde mucha sangre, ese color rosáceo será más débil.

Frialdad: Otra función de la sangre es mantener la temperatura corporal.

Taquicardia: Al no haber sangre suficiente para alimentar a todos los tejidos, el corazón intentará corregirlo bombeando la sangre más rápido.

Taquipnea: La sangre lleva oxígeno, elemento INDISPENSABLE para la vida. Al estar disminuida la perfusión de sangre, el organismo lo interpreta como si la sangre tuviese una baja presión de oxígeno. El cerebro, entonces mandará señales a los músculos respiratorios para trabajar más deprisa e intentar normalizar la presión sanguínea de oxigeno.

Sed: Al perder líquido el cerebro producirá sensación de sed, para que sea el propio individuo el que intente recuperar la volemia (volumen sanguíneo) perdida.

Sudoración

Disminución de la conciencia

 Pulso débil
 


¿Cuál es el peligro del shock hipovolémico?





La insuficiente llegada de nutrientes a las células termina por producir necrosis (muerte celular). Hay tejidos, como la piel, que pueden permanecer horas sin aporte sanguíneo, sin que se produzca un daño grave. Pero el cerebro y el corazón soportan muy pocos minutos, y un daño en estos dos órganos vitales es irreversible. Por poner una cifra, el cerebro, a los 3 minutos sin aporte de sangre, sufrirá daños irreversibles, y a los 7 minutos se producirá la muerte cerebral total y muerte de la persona.
Pero antes de la muerte, el estasis (estancamiento) sanguíneo produce que la sangre se coagule dentro de los vasos sanguíneos. A esto se le llama coagulación intravascular diseminada (CID). Es un cuadro MUY GRAVE, que hay que evitar a toda costa. Las plaquetas de la sangre se agotan, y se producen múltiples hemorragias internas. La CID tiene una alta mortalidad, y en el mejor de los casos, gravísimas secuelas:
 
 

Coagulación Intravascular Diseminada

¿Qué podemos hacer nosotros ante un shock hipovolémico?





Lo único que podemos hacer es facilitar la llegada de sangre a estos dos órganos mencionados (Corazón y cerebro). Pero lo primero será llamar a una ambulancia para llevar al accidentado lo antes posible a un hospital para reponer el volumen de sangre perdido. (NUNCA LLEVAREMOS NOSOTRO A UN ACCIDENTADO GRAVE A UN HOSPITAL; SIEMPRE DEBEMOS LLAMAR A UNA AMBULANCIA).
Después de esto, tumbaremos a la persona y le levantaremos las piernas. Así la sangre volverá con más rapidez al corazón , y éste será más capaz de impulsarla al cerebro. A esta posición se le llama posición antishock o Trendelemburg:
 
 

Posición Trendelemburg



Mientras llega la ambulancia intentaremos hablar a la persona para tranquilizarla. Si nos ve a nosotros tranquilos ella también se tranquilizará y le ayudará a superar esa mala experiencia.