Facultadesfacultadesuniversidad
raya
Canon de Leonardo
Departamento de Humanidades Biomédicas
raya
 Centro de Documentación de BioéticaAnterior Siguiente Imprimir Enviar por correo 
raya
Otras fuentes - Universidad de Navarra - Deontología BiológicaDocumentos relacionados Disponible sólo como hipertexto 

Capítulo 24. Población y recursos naturales.

M. Ferrer

a) LOS MODELOS POBLACIONALES

La Humanidad, según Malthus, aumenta en progresión geométrica, en tanto que la producción crece en progresión aritmética. La solución que propone para este supuesto desajuste es negar la asistencia a los pobres, para que así no tengan hijos. El modelo de Malthus es una interpretación elitista de la nueva situación que se presenta en la Europa de la Revolución industrial, durante el siglo XIX, con la proliferación del proletariado en las ciudades fabriles.

La crisis económica de los años treinta, que se acompaña de un acusado descenso de la natalidad en el mundo occidental, permite formular el enunciado del modelo de la transición demográfica. Según este modelo, la evolución de la población sigue distintas fases. La primera corresponde a una etapa de altas tasas de natalidad y mortalidad, que producen un lento crecimiento de la población. Le sigue una etapa intermedia, de alta fecundidad y baja mortalidad, con un crecimiento muy acentuado en algún momento. Y el ciclo terminaría con bajas pautas, tanto de natalidad como de mortalidad, y un crecimiento lento o estable.

El modelo de la explosión demográfica o solución neomalthusiana, se enuncia por primera vez a fines de los años cuarenta, en 1947, con el naturalista norteamericano Vogt, y se basa en una nueva situación, apenas prevista en el modelo anterior. La población experimenta un elevado crecimiento que, según este modelo, se prolongaría en el futuro, superando con creces el desarrollo económico e incluso comprometiéndolo. De no cortarse este crecimiento, la Humanidad caminaría hacia su autodestrucción. En tanto que Malthus indica la necesidad de que el hombre domine sus instintos para equilibrar su capacidad genética con su capacidad técnica, este modelo aboga por el establecimiento de políticas nacionales de control de la natalidad.

Durante los años setenta, la modelística añade a la relación demografía-desarrollo otras variables, como los recursos y la contaminación. Este sería el modelo de los límites del crecimiento, según el cual el crecimiento de la población acelera el agotamiento de los recursos y aumenta el deterioro ambiental. La naturaleza lleva camino de agotarse como fuente de recursos, siempre en el marco de los actuales parámetros técnicos. De no cambiar estos últimos, las materias primas y la energía básica de que se sirve la actual sociedad, tienen unos límites temporales, a un plazo más o menos largo según diversas prospectivas o escenarios, pero que son inexorables.

Como consecuencia de nuestras actividades, se añade el proceso de contaminación. Se acumulan en el ambiente elementos no reciclados por la técnica, los cuales producen efectos tóxicos sobre el hombre y los restantes seres vivos, comprometiendo, de cara al futuro, la habitabilidad del planeta.

Tanto el sistema político como buena parte del sistema científico han ignorado, rechazado o descartado otros modelos donde no se toma como negativa a la variable población y, en cambio, se atribuye a la dinámica técnica y social la capacidad de solucionar los problemas. Así, por ejemplo, está el modelo que considera el crecimiento de la población como un estímulo para el crecimiento económico o el cambio social. O el que relaciona positivamente el tamaño espacial de un país y su volumen de población con el desarrollo económico. O bien aquel otro que no admite que la riqueza sea un factor limitado, sino que, porque es producida por personas, puede ser potenciada por el trabajo humano, por las innovaciones tecnológicas y por la imaginación creativa. C. Clark, J. Matras, J.L. Simon o A. Kahn, son los autores más representativos de estos planteamientos.

Por último, el mundo de la sociedad de consumo y los efectos ocasionados en él por la revolución hedonista y contraceptiva, explica la formulación del modelo de la involución demográfica, según el cual los países ricos no aseguran el reemplazo de las generaciones, y por tanto, la de cerebros; y aunque cambien en la década de los noventa la conducta de la mujer blanca en cuanto a la maternidad, el bache a medio-largo plazo es inevitable, debido a la sobrecarga de las generaciones productivas adultas cercadas por las personas de la tercera edad y por las exiguas generaciones infantiles. Con esta perspectiva, la situación occidental en los inicios del siglo XXI será la de un yermo en la producción y en la transmisión de cultura.


Anterior  Siguiente   Indice

Otras fuentes - Universidad de Navarra - Deontología BiológicaDocumentos relacionados Disponible sólo como hipertexto 
raya
Universidad de Navarra | Departamento de Humanidades Biomédicas | Centro de Documentación Anterior Siguiente Imprimir Enviar por correo
EspacioarribaEspacioIrunlarrea, 1. 31008 - Pamplona. España. Tf: +34 948 425600 Fax: +34 948 425630 Correo E: apardo@unav.es
Visitante númerodesde el 25-II-2002