Facultadesfacultadesuniversidad
raya
Canon de Leonardo
Departamento de Humanidades Biomédicas
raya
 Centro de Documentación de BioéticaAnterior Siguiente Imprimir Enviar por correo 
raya
Documentos internacionales - Asociación Médica MundialDocumentos relacionados Versión PDF 

Declaración de la Asociación Médica Mundial sobre las armas nucleares


Creación: Asociación Médica Mundial
Fuente: Asociación Médica Mundial
Lengua original: Inglés.
Copyright del original inglés: No
Traducción castellana: Asociación Médica Mundial (modificada)
Versiones previas: Detalladas en el documento
Copyright de la traducción castellana: No
Comprobado el 30 de abril de 2002

 


Declaración de la Asociación Médica Mundial sobre las armas nucleares

Adoptada por la 50ª Asamblea General de la AMM, Ottawa, Canadá, octubre 1998

Introducción

1. En octubre de 1990, la Asociación Médica Mundial (AMM) adoptó la Declaración de la AMM sobre las Armas Químicas y Biológicas, en la que se condena y se pide a todos los gobiernos que eviten el desarrollo y la utilización de este tipo de armas, y se exhorta a las asociaciones médicas nacionales a que se unan a la AMM para apoyar activamente esta Declaración. En esta Declaración, la AMM reconoció los peligros y riesgos para la salud de la utilización de estas armas, incluidos los efectos indiscriminados y duraderos para la población civil y el medio ambiente, y argumentó que los servicios de atención médica, la tecnología y el recurso humano existentes pueden ser insuficientes para aliviar el sufrimiento producido por las armas.

2. Los efectos de las armas nucleares pueden ser incluso más catastróficos, más indiscriminados y duraderos que los de las armas químicas y biológicas. Estos efectos, basados en estudios de las poblaciones afectadas y en estudios de las consecuencias de la lluvia radioactiva de las explosiones de ensayos nucleares en la atmósfera, han sido documentados ampliamente a través de los años.

3. Al menos el 40% de la población de Hiroshima y el 26% de la de Nagasaki murió en los ataques nucleares lanzados sobre estas dos ciudades. Las armas nucleares modernas son mucho más destructivas y el número de víctimas hoy sería mucho más elevado.

4. Aparte de los efectos letales inmediatos de la explosión, el calor y la radiación, muchos sobrevivientes morirían por los efectos latentes de la radiación ionizante (leucemia, cáncer y efectos genéticos), como también por las enfermedades infecciosas como el cólera, tuberculosis y disentería, causadas por la falta de servicios locales.

5. La materia particulada que absorbe la luz solar, generada por los incendios producidos por un ataque nuclear masivo con varias explosiones en diferentes lugares, disminuiría la penetración de la luz del sol sobre la superficie terrestre y cambiaría las propiedades físicas de la atmósfera de la tierra, lo que resultaría en largos períodos de oscuridad y consecuencias devastadoras en la producción de la agricultura.

6. Las bombas de Hiroshima y Nagasaki eliminaron a muchos profesionales de la salud, destruyeron todos los hospitales y las infraestructuras, como la electricidad y suministro de agua, lo que hizo imposible que los servicios médicos funcionaran en momentos cuando más se necesitaban.

7. El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), en su reciente opinión asesora sobre el estatuto legal de las armas nucleares, declaró que la amenaza o la utilización de las armas nucleares es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y a las reglas de derecho internacional que se aplican en conflictos armados, en especial a los principios y reglas de derecho humanitario.

8. Sin embargo, el TIJ, en consideración del estado actual de derecho internacional, no pudo concluir definitivamente si la amenaza o utilización de armas nucleares sería legal o ilegal en una circunstancia extrema de autodefensa, en la que la supervivencia misma de un país estaría en juego.

9. Las Declaraciones de la AMM de Ginebra, Helsinki y Tokio aclaran las dudas, responsabilidades y misión sagrada de la profesión médica para preservar y salvaguardar la salud del paciente y consagrarse al servicio de la humanidad.

Recomendaciones

10. La AMM considera que, con su posición única de influencia en la sociedad, tiene el deber de buscar la eliminación de las armas nucleares. Por lo tanto, la AMM:

i) condena el desarrollo, ensayo, producción, despliegue, amenaza y utilización de armas nucleares.

Ii) pide a todos los gobiernos que se abstengan de desarrollar, ensayar, producir, desplegar, amenazar y utilizar armas nucleares, y que se dediquen de buena fe a eliminar las armas nucleares.

Iii) pide a todas las asociaciones médicas nacionales que se unan a la AMM en apoyo a esta Declaración y que insten a sus respectivos gobiernos para que cooperen en la eliminación de las armas nucleares.

 

World Medical Association Declaration on Nuclear Weapons

Adopted by the 50th World Medical Assembly, Ottawa, Canada, October 1998

Preamble

1. In October 1990, the World Medical Association (WMA) adopted a WMA Declaration on Chemical and Biological Weapons in which it condemned, and asked all governments to refrain from, the development and use of these weapons, and urged National Medical Associations to join the WMA in actively supporting the Declaration. In this Declaration the WMA acknowledged the dangers and health hazards of the use of these weapons, including the indiscriminate and long lasting effects on civilian populations and on the environment, and argued that existing health care services, technology and manpower may be helpless to relieve the suffering caused by the weapons.

2. The effects of nuclear weapons may be even more catastrophic, more indiscriminate, and longer lasting than chemical and biological weapons. These effects, based on studies of affected populations and on studies of the consequences of radioactive fallout from nuclear test explosions in the atmosphere, have been widely documented over the years.

3. At least 40% of the population of Hiroshima and 26% of the population of Nagasaki were killed in the nuclear attacks on these two cities. Modern nuclear weapons are much more destructive, and the casualties today would be much higher.

4. Apart from the immediately lethal effects of blast, heat and radiation, many of the survivors would perish from the latent effects of ionising radiation (leukaemia, cancer, and genetic effects) as well as the infectious diseases like cholera, tuberculosis and dysentery arising from the breakdown in local services.

5. Sunlight-absorbing particulate matter generated by fires following a massive nuclear attack involving many weapons exploding at many different sites would reduce the penetration of sunlight to the earth's surface and change the physical properties of the earth's atmosphere, leading to prolonged periods of darkness and devastating effects on agricultural production.

6. The bombings of Hiroshima and Nagasaki killed many health professionals, destroyed all hospitals and infrastructure, such as electricity and water supply, and made it impossible for medical services to function at a time when they were most needed.

7. The International Court of Justice (ICJ), in its recent advisory opinion on the legal status of nuclear weapons, declared that the threat or use of nuclear weapons is contrary to the United Nations Charter and to the rules of international law applicable in armed conflict, and in particular to the principles and rules of humanitarian law.

8. The ICJ, in view of the current state of international law, however, could not conclude definitively whether the threat or use of nuclear weapons would be lawful or unlawful in an extreme circumstance of self-defence, in which the very survival of a State would be at stake.

9. The WMA Declarations of Geneva , of Helsinki and of Tokyo make clear the duties, responsibilities and sacred mission of the medical profession to preserve and safeguard the health of the patient and to consecrate itself to the service of humanity.

Recommendations

10. The WMA considers that, with its unique position of influence in society, it has a duty to work for the elimination of nuclear weapons. Therefore the WMA:

i) condemns the development, testing, production, deployment, threat and use of nuclear weapons;

ii) requests all governments to refrain from the development, testing, production, deployment, threat and use of nuclear weapons and to work in good faith towards the elimination of nuclear weapons; and

iii) requests all National Medical Associations to join the WMA in supporting this Declaration and to urge their respective governments to work towards the elimination of nuclear weapons.


Documentos internacionales - Asociación Médica MundialDocumentos relacionados Versión PDF 
raya
Universidad de Navarra | Departamento de Humanidades Biomédicas | Centro de Documentación Anterior Siguiente Imprimir Enviar por correo
EspacioarribaEspacioIrunlarrea, 1. 31008 - Pamplona. España. Tf: +34 948 425600 Fax: +34 948 425630 Correo E: apardo@unav.es
Visitante númerodesde el 25-II-2002