Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro  
  OCTUBRE 2007  

UNA PINTURA DE LA VIRGEN DEL PILAR EN EL RETABLO MAYOR DE LA PARROQUIA DE SANTIAGO DE INTZA

María Josefa Tarifa Castilla
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

El retablo mayor de la parroquia de Santiago de Intza, uno de los seis concejos del Valle de Araitz, situado en las faldas de las Malloak, es una de las obras significativas de la pintura navarra realizada dentro del marco del tercer cuarto del siglo XVI, perteneciente a un pintor del taller de Pamplona. Este bien mueble ha sido recientemente restaurado gracias a la financiación de la Institución Príncipe de Viana, lo que ha hecho posible devolver al retablo parte de su esplendor originario, ennegrecido tras haber sufrido varios repintes en época barroca, recuperando el colorido de las tablas de pintura renacentista mediante su limpieza.

Retablo mayor de la parroquia de Santiago de Intza

El retablo cuenta entre sus tablas con una pintura dedicada a la Virgen del Pilar. Esta iconografía resulta interesante si tenemos en cuenta que no es muy frecuente dicha advocación mariana en el siglo XVI, y menos fuera de Aragón, ya que el momento en que más se desarrolla la devoción es en el siglo XVII cuando se suceden numerosos hechos milagrosos atribuidos a la Virgen del Pilar, como el famoso milagro de Calanda (1640), siendo nombrada patrona de la ciudad de Zaragoza el 27 de mayo de 1642 y desde 1678 del reino de Aragón.
La pintura, que ocupa la primera tabla de la izquierda del tercer cuerpo del retablo, representa la Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago y a los convertidos. El testimonio más antiguo conocido de la relación del milagro de la venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza se conserva escrito en latín al término de una copia de finales del siglo XIII o principios del XIV de los Moralia in Job de San Gregorio Magno, códice que se conserva en la biblioteca capitular de La Seo de Zaragoza. Esta narración es la principal y única fuente canónica para establecer la iconografía de esta particular advocación mariana. El relato establece que la Virgen María, portada por ángeles desde Jerusalén antes de su Asunción al cielo, se apareció a Santiago el Mayor y ocho de sus convertidos durante la estancia de éste en Zaragoza para propagar el Evangelio. La venida de la Virgen fue por la noche a las orillas del río Ebro y mientras oraban. Santiago y los convertidos oyeron las voces de dos coros de ángeles y en su centro contemplaron a la madre de Dios sobre un pilar marmóreo. María ordenó al apóstol que en aquel lugar edificase una iglesia y que junto al altar colocara la columna que tenía por asiento. Por ello, a la basílica que allí se levantó en su nombre se le dio la advocación de Santa María del Pilar. La Virgen concluye profetizando los milagros que obrará en aquel lugar y su permanencia y veneración hasta el fin del mundo. Terminada la aparición, Santiago y los convertidos comenzaron la obra de la capilla.

Retablo mayor de la parroquia de Santiago de Intza.
Tabla de la Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago y a los convertidos

En la tabla del retablo de la parroquial de Intza la imagen mariana erguida y con el niño en sus brazos ocupa la parte superior y central de la escena, colocada sobre una elevada columna de capitel corintio con una cruz en su fuste y rodeada de cuatro ángeles, dos por cada lado, que flotantes en el aire tienen sus alas desplegadas, envolviendo tanto a la Virgen como a las criaturas angélicas un halo de luz anaranjada.
María se encuentra de pie, en ligero contraposto y levemente girada hacia la izquierda, con corona de reina que enmarca un rostro redondeado y de facciones delicadas, como corresponde a una mujer joven, luciendo los cabellos sueltos y rizados sobre los hombros cubiertos por una túnica amarilla y manto azul que envuelve todo su cuerpo. El pintor hizo una reproducción bastante fiel de la imagen gótica de Santa María (c. 1435-1438), titular de la basílica de Nuestra Señora del Pilar, una talla en madera que para Mª Carmen Lacarra es obra del escultor Juan de la Huerta. Pero hemos de hacer notar que la imagen de María no sigue modelos góticos sino que muestra una figura de canon más esbelto y formas delicadas, de acuerdo con la estética renacentista.

La Virgen del retablo navarro sostiene en su brazo izquierdo el cuerpo desnudo de su hijo, ligeramente ladeado, manteniendo entre ambos una relación cariñosa y maternal, ya que el Niño se vuelve hacia su madre cogiéndole el cuello con su mano derecha. Debajo de ella, en torno al fuste de la columna se disponen ocho varones, de rodillas, postrados en tierra, vestidos con túnicas, dirigiendo su mirada hacia la Virgen, en actitudes muy variadas, unos con las manos abiertas, otros con las manos unidas en oración y otros con las manos cruzadas sobre el pecho. Entre estos hombres podemos identificar a Santiago apóstol, a la derecha de la Virgen, con el bastón de peregrino entre sus brazos orantes, el sombrero colgando a la espalda cubierta por una capa verde y nimbo de santidad sobre la cabeza. Al fondo se aprecian unos edificios, que se supone pretenden en este caso recrear la ciudad de Zaragoza, lugar en el que la Virgen María portada por ángeles desde Jerusalén antes de su Asunción al cielo se apareció durante la noche a Santiago apóstol y a los conversos junto a los que estaba orando a las orillas del río Ebro. Como en otras tablas de este retablo, hay un predominio en la policromía del verde, rojo y marrón en las vestimentas de los personajes que contrasta con el halo anaranjado y el celaje oscuro del fondo.
Una de las primitivas xilografías que representa la Venida de Nuestra Señora compone el frontispicio del libro Missa dedicationis apostolice ymo Angelice Basilice Beate Marie Maioris et de Pilari civitatis Cesarauguste regni Aragonum (1545-1547), en la que quizás se pudo inspirar nuestro pintor. En esta obra, de reducidas dimensiones, la Virgen sostiene al Niño en su lado derecho, y flanqueándola en la zona superior se disponen cuatro ángeles que portan libros y ciriales, y en la zona inferior aparecen Santiago, los varones apostólicos y la familia real en actitud piadosa.

BIBLIOGRAFÍA
FERNÁNDEZ GRACIA, R. (COORD.), ECHEVERRÍA GOÑI, P.L. y GARCÍA GAINZA, M.C., El arte del Renacimiento en Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2005.
GARCÍA GAINZA, M.C., ORBE SIVATTE, M., DOMEÑO MARTÍNEZ DE MORENTIN, A. y AZANZA LÓPEZ, J.J., Catálogo Monumental de Navarra, V*. Merindad de Pamplona, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1994.
VVAA, El Pilar es la columna. Historia de una devoción, Zaragoza, Gobierno de Aragón-Ayuntamiento de Zaragoza, 1995.
ROY SINUSÍA, L., Huellas del Pilar. Colección de grabados del Cabildo Metropolitano de Zaragoza, Zaragoza, Cabildo Metropolitano, 1998.

 Universidad de Navarra
 Dirección de contacto: cpatrimonio@unav.es  |  2008