PAMPLONA
Convento de Agustinas Recoletas.
Exterior.
Localización.   |   Ampliar imagen

El convento de Agustina Recoletas fue erigido bajo el patronato de don Juan de Ciriza, Secretario de Felipe II, y Catalina de Alvaredo, a partir de 1624 siguiendo las trazas dada por Juan Gómez de Mora, Arquitecto y Trazador de Obras Reales y Maestro Mayor de la Villa de Madrid.

La fachada del Convento queda abierta a la Plaza de Recoletas, un espacio urbanístico de amplias dimensiones a modo de compás en el que no se llegó a levantar ningún otro edificio, tal y como explicitaba el documento de cesión del terreno firmado por el propio Felipe III. La fachada, típica de la arquitectura carmelitana, se resuelve mediante un paramento rectangular de tres alturas delimitado en sus extremos por pilastras de orden gigante y coronado por un frontón triangular en cuyo centro se dispone un óculo, todo ello de acuerdo con el esquema de origen palladiano codificado por fray Alberto de la Madre de Dios en la Encarnación de Madrid. El nivel inferior, construido en sillar almohadillado, presenta una arquería formada por tres arcos de medio punto, mayor el central, que da paso al pórtico, en tanto que en los dos niveles superiores, en los que se emplea el ladrillo como material constructivo, se distribuyen de forma equilibrada espacios abiertos y cerrados. En la hornacina que se abre sobre la puerta, entre pilastras de ladrillo y cubierta por frontón curvo, se aloja la imagen de la Inmaculada Concepción encargada en 1630 por don Juan de Ciriza al escultor Miguel López de Ganuza, quien debía ejecutarla con arreglo a la estampa o cuadro que le indicase el propio fundador. Al mismo escultor pertenecen los dos escudos que flanquean la ventana que ilumina el coro, timbrados por corona marquesal y con la Cruz de Santiago como fondo; en su campo cuartelado figuran las armas de los fundadores, distribuidas de la siguiente manera: en el primer cuartel, dos medias lunas en una y debajo un juego de ajedrez, correspondientes a los Ciriza; en el segundo, cinco flores de lis puestas en sotuer, armas de los Alvarado; en el tercero, semipartido, a la izquierda tres fajas y a la derecha otras tres fajas onduladas, pertenecientes a los Caparroso; cuarto, ondas que deben corresponder al segundo apellido de doña Catalina.