Nuevos genes para bajar el colesterol

Un estudio encuentra nuevas variantes genéticas relacionadas con los lípidos de la sangre
24 de agosto de 2010


En los países desarrollados, una de cada tres muertes se debe a problemas cardiovasculares. En muchos casos, la causa está en un aumento de los lípidos sanguíneos (los triglicéridos o el colesterol) que circulan por la sangre en forma de lipoproteínas, las conocidas HDL, LDL ó VLDL. Se sabe desde hace tiempo que la contribución de los factores genéticos es importante, y en los últimos años se han encontrado algunas variantes genéticas relacionadas con los lípidos de la sangre. Un nuevo estudio publicado en la revista Nature supone un enorme avance en este terreno.

Un equipo formado por investigadores de varias partes del globo ha analizado los resultados de varios estudios, incluyendo los datos de más de 100.000 personas. El análisis permitió a los científicos identificar 95 variantes genéticas diferentes que influyen en los niveles de lípidos en sangre. Más de la mitad de estas variantes son nuevas, y en su gran mayoría residen en genes que hasta ahora no se habían asociado nunca con el aumento de grasas en sangre.

En conjunto, las variantes detectadas no explican más de un tercio de la contribución genética a los niveles de grasas en sangre, por lo que debe haber otras variantes que todavía permanecen ocultas. Además, los factores dietéticos son los más importantes a la hora de explicar el aumento de lípidos en sangre, por lo que no está claro si el análisis de estas 95 variantes genéticas tendrá utilidad en la clínica. Pero la gran importancia de este hallazgo es que identifica nuevos genes implicados en la regulación de los niveles de lípidos sanguíneos. Por ejemplo, los autores han validados tres de las variantes genéticas encontradas, inactivando los respectivos genes en ratones de laboratorio y observando cambios significativos del colesterol en sangre. Esto abre un nuevo panorama en la investigación sobre los mecanismos responsables de estos cambios, y proporciona un inmenso campo para desarrollar nuevos fármacos más eficaces en el control de los lípidos.

Javier Novo
Departamento de Genética