El genoma de la pulga

Leen la secuencia del genoma de un crustáceo con gran valor ambiental
24 de febrero de 2011
Share |


Que alguien haya descifrado el genoma de una pulga, y más si se trata de una pulga acuática desconocida para la gran mayoría de la gente, no parece que vaya a generar grandes titulares. Sin embargo, recientemente la revista Science ha publicado el trabajo de un grupo internacional de investigadores, que han logrado precisamente eso: leer la secuencia de los 200 millones de letras de su genoma. Al mismo tiempo, el portal BioMed Central ofrece otras 37 investigaciones que profundizan en distintos aspectos del genoma de este minúsculo animal. ¿Por qué tanta atención?

Daphnia pulex, que así se llama, es un pequeño crustáceo (no mide más de 5 mm) fundamental en muchas cadenas alimenticias acuáticas de todo el planeta. Una de sus características más sorprendentes es la gran plasticidad que muestra en respuesta a cambios en las condiciones ambientales y a la presencia de sustancias tóxicas: altera su forma, su comportamiento, su modo de reproducción. Por eso puede convertirse en una herramienta de gran valor para comprobar si una sustancia química es tóxica para el ambiente, de ahí que haya sido añadida recientemente a la lista de "animales modelo" de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos.

El análisis del genoma de Daphnia ha sorprendido a los científicos, ya que contiene más de 30.000 genes, el mayor número encontrado hasta ahora en ningún animal multicelular. De hecho, un tercio de esos genes sólo se encuentran en este genoma, y son ésos precisamente los que dan a esta pulga su comportamiento tan inusual. Ahora, los investigadores esperan que toda esta información se traduzca en el desarrollo de métodos más rápidos y baratos para comprobar la toxicidad ambiental de distintos productos. Y, cómo no, esta información nos permitirá imitar las maniobras que Daphnia ha utilizado para sobreponerse a estas agresiones.


Javier Novo
Departamento de Genética